jueves, 25 de mayo de 2017

Contra la New Age, los Hippies y el Orientalismo

El Dalai Lama XIV, ídolo de la Nueva Era y sus citas de Coelho.


''El Pacifismo significa permitir que los no-pacifistas tomen el control'' - Oswald Spengler

En los últimos años de la Guerra de Vietnam, ciertos círculos del conservadurismo derechista de Estados Unidos acusaron a los movimientos contraculturales y de pacifismo de estar formados por degenerados, tachando a los objetores de la guerra como antipatriotas y alegando que quienes se oponían a continuar la lucha en Vietnam eran manipulados por fuerzas comunistas internacionales. Al parecer no estaban tan equivocados...


Se llama hippie a un movimiento contracultural, libertino y pacifista, nacido en los años 1960 en Estados Unidos, así como también a los seguidores de dicho movimiento. Aunque este movimiento terminó, aún quedan remanentes e influencias hippies en la actualidad.

La palabra hippie deriva del inglés hipster que solía usarse para describir a la subcultura previa de los beatniks (término relacionado pero no idéntico al de Generación Beat), que tuvo como base importante la ciudad estadounidense de San Francisco (California) y su distrito Haight-Ashbury. Esta nueva subcultura heredó algunos valores contraculturales de la Generación Beat.

Los hippies escuchaban rock psicodélico, groove y folk contestatario, abrazaban la degeneración sexual (eufemísticamente "revolución sexual", es decir, defensores de las teorías freudianas) y creían en el ''amor libre'' (agradézcanle a ellos sus ''explicaciones'' a la enfermedad psicológica de confusión de género de que ''son almas en el cuerpo contrario''). 

Buena parte de los movimientos pacifistas fueron liderados por el judío homosexual Igaal Roodenko.



Generalmente participaron y participan en activismo de izquierda radical y en el uso de drogas como la marihuana, el LSD y otras, por lo que se podían observar entre sus grupos graves daños psicológicos. Su aspecto es sucio, desalineado y generalmente evitan el aseo personal, como forma de "protesta" contra la sociedad occidental a la que consideran "malvada". 

Adoptaron a su vez formas de "ecologismo" mal encaminado o radical que aún perduran en nuestros días, manifestadas en veganismo, animalismo y anti-natalismo (que desembocan en posiciones misantrópicas, o más bien, satanizando y queriendo reducir la población del Occidente Blanco, algo que ya han logrado).

A la izquierda, el famoso símbolo hippie de la paz, en un principio utilizado como símbolo del desarme nuclear. A la derecha, la runa Algiz/Man, que simboliza la vida ("la vida es lucha"). La insignia hippie está compuesta por la runa Yr o Algiz invertida, que en simbología rúnica representa la muerte. Significa todo lo opuesto a la runa de la vida: sumisión, rendición, derrota, y una actitud de pasividad frente a los retos que implica la vida.



Herbert Marcuse, judío establecido en Estados Unidos y uno de los máximos exponentes de la Escuela de Frankfurt, con su obra Eros y civilización que proponía una utopía en la que se debía aplicar la sexualidad en todas sus formas, se convirtió en el ideólogo principal que inspiró el movimiento hippie, además de las revueltas estudiantiles de los 60 y los movimientos revolucionarios negros. 


Marcuse tuvo una influencia tremendamente importante en el pensamiento de los jóvenes en aquellos días. Fue uno de los padres espirituales del movimiento hippie. Y a través de Marcuse la nueva izquierda encontró al resto de la Escuela de Frankfurt. En los 60 los estudiantes que revisaron los trabajos hechos por la escuela descubrieron una fuente de marxismo no tradicional, no comunista. Y que encontraron como inspiración para el movimiento estudiantil de los años 60.



 Marcuse defendió la idea de "Perversidad polimórfica" (libido sexual natural desde bebés hasta los cinco años), una noción que enfatizó la liberación sexual de comportamientos sexuales socialmente normativos a través de un principio de placer infantil y primitivo. En línea con Fromm y otros, promovió el amor libre y pensó que la "represión sexual" es un producto de la sociedad capitalista y que la "liberación sexual" precedería a una revolución social. Esta "revolución sexual requeriría la destrucción de los conceptos tradicionales de la familia, la paternidad y la crianza de los hijos". Para él, el género, el sexo, el matrimonio y la familia eran meras construcciones sociales que debían ser desconstruidas para que se produjera la liberación.





Toda aquella cultura del amor libre y las sandalias que parecía tan revolucionaria, era en realidad algo premeditado; resultado de años de experimentación que había sido ensayada por la Escuela de Frankfurt desde 1920 en experimentos sociales como el de la comuna Ascona.



Se utilizó la guerra como telón de fondo para crear el movimiento anti-bélico que condujo a la juventud estadounidense a depender de las drogas y caer en un absurdo misticismo.

El mejor campo de pruebas para comprobar la utilidad de estos nuevos métodos de control fueron los mega-festivales en los que se suministraba LSD libremente durante los conciertos a millones de jóvenes entre 15 y 25 años que acabaron siendo los promotores de una nueva cultura de las drogas o lo que se acabó conociendo como New Age.



Los estudios con drogas dieron sus frutos y su aplicación real en lo que se conoció como la contra-cultura del LSD en los años 60 y que fue acompañada de una revolución de estudiantes que también estaba financiada por la CIA con 25 millones de dólares. Miles de estudiantes universitarios fueron utilizados como conejillos de indias, sin saberlo, del Instituto Tavistock (un brazo del sistema enfocado en la psicología) que respondía a la Fundación Rockefeller (culpable de la normalización de la drogadicción en la sociedad y que hoy junto con Soros presiona a la legalización de esta) y que se sirvió de la cultura pop para promover la alienación con el objetivo de interrumpir el desarrollo social.





Las modas hippies y los valores tuvieron un efecto importante en la cultura, influyendo en la música popular , la televisión, el cine, la literatura y las artes. Desde la década de 1960, muchos aspectos de la cultura hippie han sido asimilados por la sociedad dominante. La diversidad religiosa y cultural adoptada por los hippies ha ganado amplia aceptación, y la filosofía oriental y los conceptos espirituales (muchas veces distorsionados) han alcanzado una amplia audiencia. El legado hippie se puede observar en la cultura contemporánea en múltiples formas, desde los llamados alimentos saludables hasta festivales de música y costumbres sexuales contemporáneas.



''Toda religión predica la guerra, la religión que carece de este ethos guerrero es falsa, es un negocio, fueron los señores de la guerra los que construyen una religión ese es un hecho innegable. El combate espiritual y terrenal es parte de toda religión autentica.''




Lo cierto es que más de un hippie se quedaría perplejo al saber que el antiguo hinduismo se regía con un sistema de castas basado en las diferencias raciales.


El movimiento de la Nueva Era (New Age, en inglés) es un movimiento espiritualista y universalista que se desarrolló en los países occidentales durante la década de 1970, estrechamente relacionado con el movimiento hippie, siendo un subproducto comercial de la globalización. Evolucionó a partir de una serie de movimientos y filosofías, en particular de grupos esotéricos del siglo XIX tales como la Sociedad Teosófica de Helena P. Blavatsky y las enseñanzas de George Gurdjieff. El término "Nueva Era" toma su origen de la próxima éra astrológica de Acuario.

El movimiento está caracterizado por una estructura altamente ecléctica, haciendo énfasis la espiritualidad individual, una perspectiva "holística" del Cosmos y una atención particular en la medicina alternativa y numerosas pseudociencias como la ufología y la parapsicología. Incorpora elementos de metafísica, filosofía perenne, psicología motivacional y de desarrollo personal, ecologismo, ambientalismo, así como de variadas tradiciones religiosas y esotéricas como el budismo, el hinduismo, el yoga, el taoísmo, el cristianismo, el gnosticismo, la cábala judía y la astrología, con fuertes influencias de las religiones orientales y neopaganas como wicca, combinadas con ciencias como la mecánica cuántica en lo que sus adherentes suelen llamar "nueva física".

Probablemente en parte debido a las visiones a menudo "holísticas" en el mundo, hay una tendencia a apoyar varias posiciones políticamente correctas tales como cosmopolitismo, multiculturalismo, y globalismo. Además del fomento de cultos matriarcalistas (en otras palabras, feminismo/hembrismo) como la ''Pachamama'' o ''Gaia'' (venerada por los ''pueblos originarios'' que maltrataban sumamente mal a sus mujeres).



El tarot, la magia, la geomancia o la astrología son ejemplos de elementos originalmente esotéricos que en ocasiones son promovidas y comercializadas por charlatanes (falsos iluminados que con su relativismo llegan a desvirtuar conceptos espirituales), que buscan el beneficio económico a costa de la buena fe de los demás. Dichos elementos, a menudo se han integrado a diversidad de supersticiones a causa de las interpretaciones erróneas que a veces se hacen del esoterismo, pervirtiendo así los conocimientos antiguos para hacerlos agradables a las masas y buscando propósitos que difieren en gran parte a los originales, tales como la obtención o conservación de la "felicidad", la "salud" el "dinero" o el "amor", lo cual ya revela el hedonismo de sus ideas, mismas que enganchan a individuos bienintencionados a ideas aberrantes y nihilistas.

Diversos sectores científicos y religiosos se han opuesto formalmente a todo lo relacionado con estas doctrinas, y con razón, ya que se ha convertido en una moda con los métodos propios de venta de una mercancía; pero por extensión pasan a sentir rechazo por aquellas enseñanzas que en sus orígenes eran mantenidas en el más estricto secreto de manera que se evitaba precisamente que no llegasen jamás a ser robadas y desfiguradas, tal como hoy ha sucedido.

En este mercado se encuentra de todo: I Ching, velas, perfumes, inciensos e imágenes del Buda o de Cristo, libros de oraciones, ovnis, mandalas, todo tipo de recetas vegetarianas y naturistas, pulseras, productos audiovisuales con mensajes y clases de sanación y liberación, libros, hipnosis, psicoterapias y pseudociencias de todo tipo, ejercicios para conocer el karma y las vidas pasadas, contactos con los ángeles, sus órdenes y mensajes, todo tipo de objetos atractivamente decorativos y llamativos, entre otros artículos de consumo.


Podríamos decir que la difusión de estas falsas creencias (basadas en sincretismos religiosos) les viene muy bien a las sociedades secretas, no olvidemos que Dan Brown (autor de ''El Código Da Vinci'') es un amigo de los masones o que Krishnamurti (que solo trajo crisis de identidad a los occidentales con la prédica del hinduismo mulato) fue promovido por Annie Besant (escritora ocultista británica, feminista, socialista y presidenta de la Masonería Femenina).



Uno de los ejemplos más famosos del New Age: John Lennon, quien cantaba sobre amor, paz y tolerancia... pero golpeó a sus esposas, cometió abuso emocional contra su hijo y propagó ideas sobre una utopía comunista sin posesiones (viviendo el en una lujosa mansión).



«La canción Imagine, de John Lennon, propugnaba, entre otras cosas, una filosofía individualista (“imagina a todo el mundo viviendo día a día”), atacaba al nacionalismo (“imagina que no hubiera países”), pedía la abolición de la propiedad privada (“imagina que no hubiera posesiones”). Apoyaba, además, un nuevo orden internacional (“me pregunto si puedes, sin necesidad de ambición o hambre, una hermandad del hombre,imagina a todo el mundo compartiendo todo el mundo”) y abogaba por un gobierno único mundial (“dirás que soy un soñador, pero no soy el único, espero que algún día te unas a nosotros, y el mundo sea uno solo”).»




El sefardita comunista Nicolás Maduro y su esposa con el pedófilo de Sai Baba.


Mauricio Macri con Rabbi Shankar. El mismo sistema promueve este falso espiritualismo.




La ISKCON (en inglés International Society for Krishna Consciousness: Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna) es la organización más reconocida de los grupos religiosos conocidos como hare krishna y es una secta destructiva. Fue creada por el judío comunista Allen Ginsberg quien financió y apoyó de diversas formas la fundación de la secta y trajo a EE.UU. al gurú indio Prabhupada.



Ginsberg dio dinero, materiales y su apoyo público al gurú Prabhupada fundador de la secta Hare Krishna. Ginsberg fue un escritor judío marxista-leninista, trotskista y homosexual que buscaba la despenalización de las drogas y la legalización de la pedofilia, siendo miembro activo de NAMBLA, asociación estadounidense que busca legalizar las relaciones sexuales entre hombres adultos y niños.


La secta Hare Krishna se hizo famosa, o infame, en los EE.UU. y otros países por sus escándalos respecto al involucramiento en el narcotráfico y el abuso sexual de niños.



Los "Hare Krishna" no son reconocidos por ninguna rama del hinduismo como hinduistas suelen ser vistos como "New Age".



La Asociación Internacional para la Conciencia de Krishna es considerada una secta destructiva por distintos países y se ha visto en vuelta en distintos escándalos de corrupción, abuso sexual y narcotráfico. Por ello, Prabhupada es visto como un líder de secta. Investigadores y académicos han denunciado conductas crueles y sectarias de su parte, como el lavado de cerebro.



Todo esto no fue más que un resumen, podríamos continuar hablando sobre la farsa del New Age (quienes creen en el progreso lineal de la historia cuando los mismos hindúes indican que nos acercamos al Kali Yuga) que inventa falsas teorías de conspiración promovidas por el mismo sistema (como los ''anunnakis'' del judío Zecharia Sitchin) y que en el fondo no es más que una pseudo-espiritualidad y contra-tradición barata que abraza a la idea ecúmenica de una religión mundial (lo que va en línea con el Pensamiento Único del Gobierno Mundial).



En la antigüedad, casi todas las religiones eran étnicas y generalmente cada pueblo tenía sus propias creencias y dioses, o un pacto con un dios nacional específico (henoteísmo) como el pueblo hebreo. Casos excepcionales fueron los romanos que adoptaron la religión de los griegos, aunque latinizada.

Pensadores como Carl G. Jung o Alain de Benoist, concuerdan en considerar a las religiones como originalmente expresiones culturales de la espiritualidad de los pueblos. 

En contraposición, el concepto de 'religiones universales' es relativamente nuevo, una de las primeras fue el cristianismo que, en sus orígenes, muchos cristianos pensaban que era una religión propia del pueblo judío y que era requisito ser judío y seguir las normas religiosas judías, para ser cristiano. Fue principalmente San Pablo el que comenzó a predicar que los gentiles también podían convertirse al cristianismo sin necesidad de seguir las costumbres judías (por ejemplo, no comer cerdo, circuncidarse, etc.). El cristianismo comenzó a popularizarse e infiltrase cada vez más entre los romanos, especial y primeramente en sus clases bajas, hasta convertirse en la religión oficial del Imperio romano, y luego fue predicado a través de toda Europa (y también por misioneros y predicadores exportados por el colonialismo europeo en épocas posteriores.

''Universalismo. La opinión de que la religión no tiene conexión necesaria con un pueblo específico es algo -relativamente- muy nuevo en el mundo. Ejemplos destacados son el cristianismo, el islam y el budismo. Tomar una religión nativa e intentar hacerla encajar dentro de un paradigma universalista, esencialmente monoteísta, es una idea moderna y equivocada.''- Stephen McNallen.

Una situación similar se da con el budismo, tras la conversión del emperador indio Asoka del Imperio Maurya, quien envió misioneros budistas a Roma, Egipto, Afganistán, China, Sri Lanka y el Sudeste Asiático. el budismo llegaría a convertirse en la religión predominantes desde Afganistán hasta Japón, aun cuando luego el islam le quitaría terreno especialmente en el Indostán.

El islam, surgido en Arabia mediante las predicaciones de Mahoma, en poco tiempo se convertiría en un potente Imperio islámico que se extendió por todo Medio Oriente, el Norte de África y gran parte de Asia, y luego se extendería desde la Península Ibérica hasta Indonesia.

En general, las religiones universales tienden a ser predicadoras y misioneras, aunque este proselitismo puede variar desde un nivel discreto hasta uno activo. Casi todas las religiones surgidas recientemente son universales y abiertas a personas de todas las razas, naciones, etnias y países del mundo (ejemplo, el bahaísmo, la Wicca, la New Age, etc.), y en algunos casos incluso son activamente proselitistas (testigos de Jehová, mormones, hare krishnas, etc).

Afiche contra el falso odinismo que en inglés dice: "No, no puedes convertirte en uno de nosotros. La Sangre no es un club".


Para finalizar les dejaré un extracto del libro''El Mito del Siglo XX'' de Alfred Rosenberg, que sirve para no caer en los orientalismos o cosmovisiones ajenas a nuestra civilización.

''Igualmente distante de ambas antítesis se halla la idea nórdica, pero no como si se encontrara entre ellas, sino que esta fuera de la linea que une a ambas, Pues la calma de Goethe no es la calma de Lao-Tse y la acción de Bismarck no es la actividad de Rothschild. La personalidad germánica no tiene ni un poco de la calma china ni nada de la "laboriosidad" judía (bien entendido: la personalidad, no la persona), mas bien a veces lo exteriormente semejante esta determinado por fuerzas y dirigido a metas que (en cuanto se puede afirmar después del examen mas minucioso) son fundamentalmente distintas de las del chino y del judío.

También el ser nórdico cree profundamente en la eterna existencia de leyes de la naturaleza; también el sabe que esta atado a esta naturaleza. Tampoco la desprecia, sino la toma como una alegoría de algo sobrenatural. Pero al mismo tiempo ve también en la no-naturaleza, en la personalidad, no una arbitrariedad, el no se conforma con creer en la inmortalidad como tal, se asombra mas bien en cada auto-observación de la eterna singularidad de su Yo no natural. Encuentra también en todos los demás un ser interior de distinta especie, igualmente completo en si mismo, un microcosmos igualmente rico, rico en relaciones. Si Li-Pejang dice que el perfecto no choca con los "otros" porque ambos tienen la misma dirección, para el sentimiento nórdico existe aquí una indiferencia, que deja negligentemente de lado al caminante que sigue la misma ruta y quiere andar calladamente por si solo. Aquí nos hallamos, pues, ante el interrogante de si esta aparentemente hermosa y grande calma del chino no significa una inmovilidad interior del alma, únicamente el reverso de la escasa vivacidad interior. 

 También el indio ensenaba que "el otro" sigue la misma vía hasta el final. Creyó poder decir a toda criatura de este mundo la "gran palabra": "esto también eres tu", pero el peso de su concepción metafísica esta lejos de las conclusiones finales de los chinos. Li-Pejang se dedica al lado moral de nuestro ser y deja sin considerar el metafísico. Predica honestidad hacia honestos y hacia deshonestos, amor hacia el amigo y hacia los no-amigos. Esto es, dice, la verdadera bondad, en este aspecto los seres humanos nobles están orientados de la misma manera. El indio queda absorbido totalmente por el lado metafísico del ser humano. Le atribuye tal importancia que en ultimo extremo Mega a la concepción, también expresada, que la acción como tal no puede tener ninguna influencia sobre el que sabe, participante del Atman-Brahman. El no es manchado por la obra, la mala". Todo lo carnal de cualquier modo no es sino engaño e ilusión, todo lo que con el sucede es indiferente. Esta es la ultima consecuencia de la India. 

 Li-Pejang ensena la inactividad porque la "vía y el justo camino" están prescritos para todo ser humano desde lo mas intimo y que con buscar, investigar y hacer solo suscitaría discordia y desgracia. La India exige pasividad a raíz de la convicción de que la misma queda sin ninguna influencia sobre el ser metafísico del hombre. Aquí están en acción almas fundamentalmente diferentes. Divagar sobre la igualdad de los "seres humanos buenos" se torna un crimen. Es mil veces mas bello y sublime ver con que riqueza de alma hemos llegado a este mundo, como en diversos lugares de la Tierra actúan distintas almas para expresarse balbuceando. Es un gran error querer intervenir aquí perturbando como extrajo y tratar de borrar contraste. Rara vez sucede que la unión y fusión de distintas almas y razas, realizada en mayor escala, tenga como consecuencia algo mas hermoso. En la mayoría de los casos se produce la atrofia. Por mas elevadas que hayan sido, por ejemplo, las intenciones con que otrora misioneros entusiasmados fueron a la India y a la China, no han hecho pese a ello, nada mas que perturbar una evolución particular. Pero de la misma manera nos debemos defender si hoy vienen hombres y comienzan asombrarse de la naturaleza de los grandes de Occidente, señalando al mismo tiempo a la India y a la China como lo mas grande, en las que nosotros los europeos descaminados no deberíamos enderezar. Por mas bellamente que hable Jajnavalkya, por mas lisonjeramente que los sones de Lao-Tse penetren en nosotros: si damos acogida permanente a estos sonidos estamos perdidos animicamente. O seguimos nuestro camino, o caemos en el caos, en el delirio, al precipicio.

 Sabemos: nosotros tenemos todos una dirección: el ansia de ir "de lo oscuro a lo claro", de ligaduras terrenales a algo Eterno desconocido. Pero de ninguna manera nos conformarnos con saber que nosotros, sea en sentido moral o metafísico, hemos tornado el mismo camino, sino que nos interesa el como de nuestro sentir y pensar. El chino tiene una historia de mil tomos, que no es historia sino crónica enumeradora; todo, hasta los mas pequeños detalles le parecen importantes al narrador. El indio no ha dedicado a esta temporalidad ninguna verdadera atención. El no tiene una autentica crónica, pero tampoco una historia. Tiene únicamente sagas, cantos e himnos. La evolución no la buscaba ni el uno ni el otro. El uno no habla comprendido en absoluto el desarrollo de la personalidad, sea la de un ser humano o de un pueblo, el otro la conceptuaba como apariencia y por lo tanto, sin importancia. 

 Apareció el hombre germánico en la historia mundial. El circunnavego toda la Tierra; el descubrió millones de mundos; excavo al calor del sol tropical ciudades antiquísimas, hace tiempo olvidadas; se puso a la búsqueda de poemas, de castillos legendarios; descifro con indecible fatiga rollos de papiro, jeroglíficos e inscripciones en tiestos de barro, examino los componentes de la argamasa y de las piedras milenarias; aprendió todos los idiomas del mundo; vivió entre bosquimanos, indios y chinos y se formo un cuadro multifacetico de las almas de los pueblos. Vio crecer la técnica, la industria, la filosofía, la moral, el arte y la religión desde comienzos de la mas distinta especie hasta llegar a obras de naturaleza variada: comprendió la personalidad porque el mismo era una personalidad. Interpreto el hacer de los pueblos como acción, es decir, como fuerza anímica formada, como expresión de una peculiar interioridad. No solamente tenga interés en saber que los seres humanos habían pensado y actuado de tal o cual manera, sino que no descanso hasta que hubo, por lo menos, aprendido a intuir las fuerzas interiores que condujeron a ello. El afán, tanto tiempo en boga, de comparar a los chinos con los alemanes porque ambos pueblos estarían posesionados de una furia de coleccionista y de una manía de registrar, permanece por completo en la superficie. Aisladas extravagancias no deben servir para medir un alma popular, sino sus rendimientos. 

Ahí vemos al chino seguir siendo un catalogador, al alemán empero, como señor de la ciencia histórica (si es que este termino puede ser usado) y de la filosofía; es decir, el coleccionar fue en un caso meta, en el otro, medio. La finalidad ha sido en una el enfilar mecánico, en el otro una imagen del mundo. Y esta es la diferencia. 


Cambien es muy superficial cuando simplemente se dice, como en el mencionado caso especial, que los alemanes se diferencian de otros pueblos o razas por el hecho de ser un pueblo con aptitud para la historia. Mas bien estamos aquí en presencia de otra cosa. Debido a que el germano, especialmente el alemán, en su mas profundo interior sentía o al menos presentía conscientemente el valor y la dignidad de la personalidad; debido a que se percataba cuando en cualquier lugar esta se desarrollaba o atrofiaba, por eso, en base a un sentimiento vivo, en la actividad máxima del alma, era impelido a observar, a investigar, a sondear a sus semejantes. 

Por eso entendió la historia como el desarrollo de la personalidad de un pueblo, por eso busco bajo los escombros y las ruinas milenarias, los testimonios de una fuerza humana. Aquí hemos llegado ahora a uno de los fenómenos primigenios que ni pueden ser explicados ni investigados. 

En razón de que el espíritu germánico siente instintivamente la eternidad e imperdibilidad de la personalidad, en razón de que no defiende el concepto "todo lo eres también tu" y vive casi exclusivamente en el solo el anhelo de investigar las manifestaciones de otras, extrañas personalidades. El griego no se preocupaba por su prehistoria, porque era hombre del presente, persona; el indio no tuvo historia porque miraba el tiempo, la evolución, la personalidad, todo, como ilusión; el chino coleccionaba todos los datos de su pasado hasta las deposiciones del Señor del Centra, coleccionaba datos de la persona, no interpretaba realidades de la personalidad; en forma semejante el egipcio que se momificaba. La idea consciente de una cultura cualquiera como expresión de algo que nunca existió antes y que nunca volvera, de algo misteriosamente peculiar, este es el animo básico activo-místico del espíritu nórdico-germano. 

Por tal razón los europeos pudieron descifrar jeroglificos y tiestos de arcilla babilonicos; por tal razón generaciones enteras pusieron su fuerza creadora al servicio de excavaciones en Grecia, Egipto, junto al Ganges y al Eufrates, para buscar y para interpretar a un ser. Si el espíritu europeo hubiera significado únicamente moldear la persona exterior, entonces nunca se hubiera producido esta dilatación y concentración organicas. Se llama esto alma faustica y se entiende con esto la tendencia hacia lo infinito en cada campo. Pero la base de esto es la singularidad y dignidad de la personalidad, que en ninguna otra parte del mundo es sentida con igual intensidad. En base a este profundo respeto un Herder pudo recoger las voces de los pueblos desde la India hasta Islandia, un Goethe presentarnos como por arte de magia a Persia y pudieron los eruditos germánicos mostrar las realizaciones del alma india, tan lejana y a menudo, en cambio, tan cercana (Muller, Deussen, etc.). Un cuadro mundial lleno de interrelaciones, dibujado al contraste y por eso sentido con alta conciencia, se desenvuelve ante nuestra visión interior. Todo se presenta coloreado y configurado singularmente, vislumbrado y extraño a la vez, Y en medio de ello y al lado de ello estoy yo, el hombre nórdico, lo personal devenido conciencia, como el ultimo misterio de la existencia, solitario. Este animo interior o esta conciencia es la ultima razón de lo quebrado, fragmentario, abandonado, infinitamente lejano de toda la cultura europea. Don Quijote, Hamlet, Parsifal, Fausto, Rembrandt, Beethoven, Goethe, Wagner, Nietzsche, todos ellos han vivido, expresado o creado esto, o son testimonios de esta vivencia. Y así también aquí el concepto nordico de la acción va creciendo hasta constituir algo completamente distinto de lo que un Lao-Tse entendía por "hacer" y lo que a un Buda le pareció perjudicial por acarrear sufrimientos. Mas divorciada aun esta la idea de la acción de la actividad "laboriosa" judía, que siempre ostenta una finalidad puramente terrenal-corporal como resorte motor. Acción es para el occidental la expresión de un modo de ser interno en una evolución del alma sin fin terrenal, o sea una forma de nuestra actividad anímica. Al seguir a esta, recién vivimos realmente aquí sobre la Tierra y para algo mas elevado. Atribuimos a la acción una dignidad, que ella sola nos conduce a nosotros mismos.  Aquí recuerdo la sentencia mas profunda de Goethe: "Toda acción, bien contemplada, libera una nueva capacidad en nosotros." 

 Aquí habla un alma completamente distinta que en el Tao-Te-King, pero ella es también fundamentalmente diferente de aquella que ha enseñado la senda cuatro veces sagrada. Lao-Tse reprueba la acción porque debe ir mancomunada con el hacer; Buda teme igualmente el sufrimiento. Un Goethe, en cambio, también acepta conjuntamente el sufrimiento, hasta lo considera necesario, elevador del alma ("El que no puede desesperar, ese no debe vivir"), encuentra al igual que el gran Maestro Eckehart en un solo instante de profunda felicidad que expande el alma, en la vivencia de la acción creadora, pagado y superado todo el sufrimiento. Con esta fuerza, del alma no puede compararse sencillamente nada. Ella es primigeniamente potente, en nada quieta, y menos aun, resignadamente sonriente, sino que con amplias alas se eleva sobre todo lo terreno. Si se contempla menos la vida exterior sino el ansia interior de un pueblo tal como esta se expresa en sus figuras mas grandes, puede decirse en breves términos: para el chino el reposo es la superación del hacer, para transitar sin acción consciente el camino del destino; para el indio el reposo significa la superación de la vida, el primer peldaño del pasaje a lo eterno; el reposo del judío es el acecho de una actividad prometedora de éxitos materiales; el reposo del ser humano nórdico es concentración antes de la acción, es mística y vida simultáneamente. La China y la India quieren superar de distinta manera una pulsación de la vida, en el judío el reposo es únicamente una consecuencia de circunstancias exteriores, el ser nórdico, a la inversa, quiere un ritmo determinado por el interior, orgánico, creador. Naturalmente son solo muy pocos los que son capaces de imponer este ritmo nórdico a través de toda la vida, a través de toda su obra. Pero, por tal razón, son ellos para nosotros los mas grandes de nuestro espíritu y de nuestra raza. 

 En algunos de nuestros grandes este ritmo respira — con todo el apasionamiento en el detalle — en potentes y amplios impulsos. Esto es la obra de Leonardo, Rembrandt, Bach, Goethe. En otros esta pulsación se produjo mas violenta, repentina, dramáticamente. Esto nos lo dice la obra de Miguel Angel, Shakespeare, Beethoven y Emmanuel Kant, que a tantos les parece la moderación personificada, enfatiza como su mas profunda convicción que únicamente mediante la exaltación, es decir, la mas alta disposición anímica para la acción, puede ser producida una gran obra. Esto fue una delicada auto-confesión. Por consiguiente, también se oye en la obra del sabio de Königsberg el amplio golpe de alas del alma nórdica: nunca en este mundo se ha logrado algo grande sin entusiasmo. 

 Así, pues, también en lo que se refiere a la relación con la acción, se hallan claramente ante nuestros ojos las orientaciones anímicas de los distintos pueblos. Los —por lo demás diferentes — chinos e indios de un lado, el judío como contraste y contradicción, y fuera de ellos el ser humano nórdico-germánico como (en este aspecto) antípoda de ambas orientaciones, abarcando ambos polos de nuestra existencia: mística y acción vital, sostenido por un sentimiento vital dinámico, animado y elevado por la afirmación de la voluntad libremente creadora y del alma en su nobleza. "Llegar a ser uno consigo mismo" quería el Maestro Eckehart. Y eso lo queremos finalmente también nosotros. ''

No olvides de seguir nuestra página de fb; Descubre LO Imposible IV, y nuestro canal de YouTube: https://www.youtube.com/user/diplodocus1tv.


1 comentario:

  1. Te falto poner que el judio zacharia sitchin tergiverso la religion de Sumeria para sus fines nefastos de conquista mundial. Los dioses sumerios son lks mismos que los egipcios, griegos; romanos nordicos, solamente con otros nombres.

    ResponderEliminar