martes, 18 de abril de 2017

Reconstruyendo el concepto de Derecha: ¿Está obsoleta la Tercera Posición?

Imagen para ilustrar. Ya sabemos que Benito Mussolini no se compara con un burgués como Donald Trump.


''Entre la verdadera Derecha y la ''derecha económica'', no solo no existe identidad alguna, sino que hay incluso una oposición precisa'' - Julius Evola en ''El Fascismo visto desde la Derecha'' (lectura recomendada ya que complementa lo expuesto aquí).

INTRODUCCIÓN

Muchos son los que me preguntan como hacer que los disidentes lleguen al poder, y más teniendo en cuenta que están creando falsas alternativas (disidencia controlada) al Sistema. Un ejemplo de esto es la Nueva Derecha o Derecha Alternativa (Alt-Right) en Occidente.

Falsas disidencias orquestadas por la misma Judería Internacional, que obedecen a los intereses de potencias extranjeras como lo son la Federación Rusa (URSS 2.0.) o el estado de Israel.

Lo cierto es que la revolución no podrá ser jugando a los camisas pardas/negras. Sino que deberá ser con saco y corbata. Nos guste o no. Y esto no es una alusión al oportunismo o la ''realpolitik'' (como dicen algunos ilusos), sino simple estrategia. El pasado está para ser revisionado y no para ser imitado. Esto es algo que la ortodoxia del pasado no entiende. Y no significa abandonar ideas, sino reservarselas a uno mismo para captar al público en primera instancia. Pero con el discurso políticamente incorrecto de siempre. Algo así como una infiltración en la sociedad. Como una Alt-Right. Pero que no sea pro-rusa ni sionista, en nuestro caso. Hablaré de la Derecha Política y la posición que deberíamos tener en el espectro político a lo largo del post.

El judío homosexual Milo Yiannopoulos (junto con los perros de Alexander Dugin) han sido capaces de llevar a un fenómeno nacionalista-blanco como la Alt-Right a la perdición.



¿QUÉ ES DERECHA Y QUE NO LO ES?

Repasemos la definición de Derecha Política según Wikipedia.

''Se conoce como derecha al segmento del espectro político que acepta las diferencias sociales como algo inevitable, natural o normal frente a la izquierda, que persigue la igualdad de la sociedad. No existe una definición estricta de derecha aunque dadas un conjunto de dicotomías como el individualismo frente a colectivismo, confesionalidad frente a laicismo, propiedad privada frente a propiedad pública de ciertas actividades económicas, igualdad de oportunidades frente a igualdad de resultados, tradicionalismo frente a reformismo social, conservadurismo frente a progresismo, la derecha se decanta estadísticamente por las primeras componentes de cada una de ellas en mayor proporción que la izquierda. Actualmente, el discurso político de la mayor parte de fuerzas de derecha habla favorablemente de la riqueza a través de la libre competitividad.



El término derecha política tiene muchas connotaciones e ideas conflictivas en la actualidad, estando asociado a posiciones liberales (en contexto económico y democrático), capitalistas, conservadoras o religiosas. Engloba por tanto a corrientes ideológicas muy diversas cuya separación puede ser tajante, aunque también pueden ser compatibles, que ante todo busquen el mantenimiento del orden social establecido (tradicionalismo, conservadurismo). En oposición a la izquierda política, el sector más liberal enfatiza el libre mercado por encima del intervencionismo de las administraciones públicas y busca potenciar valores y derechos individuales, frente a posiciones colectivistas, solidarias o estatistas, mientras que el sector más conservador es partidario del encuadramiento colectivo en estructuras rígidamente jerarquizadas y disciplinadas.''




En el Senado de la Antigua Roma, los autodenominados ''representantes del pueblo'' (la plebe, abundante en sangre pre-indoeuropea) se sentaban del lado izquierdo y los que representaban a los patricios (descendientes de los itálicos) del lado derecho. También la división correspondía más o menos a la de los whigs (liberales) y tories (conservadores) en el parlamento británico. Es decir, el dilema sobre la anti-natural igualdad ya existía desde hace milenios.

El término tiene su origen en el lugar donde se sentaban en el parlamento francés surgido tras la Revolución Francesa en el que los monárquicos y los conservadores de la época que apoyaban el Antiguo Régimen, se sentaban siempre en el lado derecho y los liberales en el izquierdo. Esta definición es obviamente obsoleta y el significado se refiere ahora al espectro ideológico. También existe un origen de esta concepción tan vulgarizada, ya que en un plano espiritual (Julius Evola) definía a la derecha representada en los valores solares (jerarquía, honor, Imperium) frente a la izquierda que interpreta los valores lunares (igualitarismo, feminidad, etc).





Sin embargo, nosotros identificamos a la derecha como sinónimo de conservadurismo. Ya que el liberalismo es hijo de la subversión francesa (más judeo-masónica que francesa). Y por lo tanto, no debe ser considerado de derecha.

En política, se denomina conservadurismo al conjunto de doctrinas, corrientes, opiniones y posiciones, generalmente de centroderecha y derecha, que favorecen tradiciones y que son adversos a los cambios políticos, sociales o económicos radicales, oponiéndose al progresismo. En lo social, los conservadores defienden valores familiares y religiosos.



En lo económico, los conservadores históricamente se posicionaron como proteccionistas, en oposición al libre mercado. Sin embargo, durante el siglo XX algunos de los partidos conservadores adoptaron posiciones económicas liberales al fusionarse con partidos de esta tendencia, aliados en la defensa del sistema socio-económico capitalista, en oposición al socialismo y el comunismo. Consecuentemente, en la actualidad en el conservadurismo político coexisten diversas posturas sobre lo económico. A la fusión entre ambas posturas se la denomina comúnmente como liberalismo conservador.



Un ejemplo de conservador histórico; Otto Von Bismarck.







La derecha liberal está a favor de los sistemas democráticos, apoya la globalización mediante el colonialismo económico y cultural por parte de los Estados Unidos.



La derecha en el plano social fomenta la meritocracia en beneficio del colectivo, al contrario que la izquierda que, supuestamente, reclama mayor igualdad social para beneficio del colectivo.



En oposición a la izquierda política, el sector más liberal enfatiza el libre mercado por encima del intervencionismo de las administraciones públicas frente a posiciones estatístas, mientras que el sector más conservador es partidario del encuadramiento colectivo en estructuras rígidamente jerarquizadas y disciplinadas.



La derecha más moderada suele ser calificada como centro-derecha, mientras que la derecha nacionalista se la suele calificar, erradamente, como ultraderecha o extrema derecha o simplemente derecha (principalmente en Europa).



Mauricio Macri es un ejemplo de ''derecha'' liberal.






LA REVOLUCIÓN CONSERVADORA


(Extraído de artículos de Metapedia).


El Fascismo, Nacionalsocialismo y otros movimientos nacionalistas-populares del siglo pasado nacen desde la voluntariedad de la verdadera Derecha.



Tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial, las potencias vencedoras impsuieron el humillante Tratado de Versalles a Alemania, lo que se se convirtió en un elemento de tensión en la política interna alemana entre la derecha y los grupos nacionalistas —que rechazaban de plano todo el Tratado, siendo partidarios de su revocación—, y el centro liberal y los socialdemócratas —que trataban de suavizar la ''reacción''.

Ilustración que muestra al político alemán Philipp Scheidemann, quien ayudó a fundar la República de Weimar, apuñalando al ejército alemán por la espalda junto a Matthias Erzberger, político pacifista, firme opositor a las acciones del Káiser y firmante del armisticio del 11 de noviembre de 1918, con el que finalizó la guerra.



El Movimiento Revolucionario Conservador (Konservative Revolution en alemán) fue un movimiento del conservadurismo nacionalista alemán en los años que siguieron a la Primera Guerra Mundial. La escuela de pensamiento revolucionario conservador abogó por un conservadurismo y nacionalismo "nuevo", que fuera específicamente alemán, o, más específicamente, prusiano. Al igual que otros movimientos conservadores en el mismo período, trataron de poner fin a la creciente marea del comunismo, proponiendo su propia versión de "socialismo conservador", basado en el “cristianismo aplicado” o “socialismo de estado” bismarckiano.

Los revolucionarios conservadores basaron sus ideas sobre una concepción orgánica de la sociedad, en lugar de la materialista, en la calidad y no la cantidad, sobre el “Volksgemeinschaft” ("comunidad popular”- ver Völkisch) en lugar de lalucha de clases y la oclocracia. Los ideólogos de la escuela produjeron una profusión de literatura nacionalista radical que consistió en diarios y obras de ficción de guerra, periodismo político, manifiestos y tratados filosóficos esbozando sus ideas para la transformación de la vida cultural y política alemana. Influidos por las visiones de Oswald Spengler, se sienten indignados por el liberalismo; el igualitarismo y la cultura comercial de la civilización industrial, urbana, abogando consecuentemente por la destrucción de la democracia y el orden liberal, por la fuerza, si fuera necesario, por lo que algunos miembros de esta escuela apoyaban la creación de un Tercer Imperio Alemán -término que fue, junto a otros de la escuela, posteriormente utilizado por Hitler, ver Tercer Reich. El movimiento tuvo una gran influencia entre muchos de los jóvenes más talentosos de Alemania, sectores académicos, la aristocracia y sectores altos de las clases medias. (básicamente, la clase de los Junkers)

Los revolucionarios conservadores, muchos de ellos nacidos en la última década del siglo XIX, siendo básicamente formados por sus experiencias de la Primera Guerra Mundial. La guerra y la Revolución alemana de 1918-9 eran para ellos una ruptura con el pasado, que los dejó muy desilusionado. En primer lugar, la experiencia de los horrores de la guerra de trincheras, la suciedad, el hambre, la obliteración y reemplazo del heroísmo con el esfuerzo para mantenerse con vida en un campo de batalla de muertes al azar. Tuvieron también -después de la guerra- que entendérselas con el desempleo, sentimiento de derrota, acusaciones de atrocidades durante la guerra misma y la Dolchstoßlegende ("leyenda de la puñalada por la espalda", de acuerdo a la cual habían sido traicionados por sus mismos compatriotas). Llegan así a sentir que no había sentido en esa esa guerra, o en la vida misma, que ellos eran "como una marioneta que tiene que bailar para el entretenimiento de los espíritus demoníacos del mal". Atraídos por ideas nihilistas buscan recrear la “camaradería de soldados de primera línea”, dando así un sentido a su experiencias.

El término "Revolución Conservadora" es anterior a la Primera Guerra Mundial, pero la influencia de escritores tales como Ernst Von Salomon y Ernst Jünger y los teóricos políticos Carl Schmitt y Edgar Julius Jung fueron instrumentales en su transformación a un movimiento político reconocido durante la República de Weimar, expresándose a través de figuras del establecimiento político legal tales como Ernst Forsthoff, Kurt von Schleicher y Franz von Papen.

En el ámbito político administrativo, Ernst Forsthoff postula -a partir del comienzo de la República de Weimar- que la solución a los problemas alemanes está en una nueva forma de organizar al Estado, en la cual los individuos están subordinados ya sea al “Estado absoluto” o al “Volk”, bajo la dirección de un "Líder" o Führer.


Bajo la fórmula Revolución Conservadora acuñada por Armin Mohler (Die Konservative Revolution in Deutschland 1918-1932) se engloban una serie de corrientes de pensamiento contemporáneas del nacionalsocialismo, independientes del mismo, pero con evidentes conexiones filosóficas e ideológicas, cuyas figuras más destacadas son Oswald Spengler, Ernst Jünger, Carl Schmitt y Moeller van den Bruck, entre otros. La Nueva Derecha europea ha invertido intelectualmente gran parte de sus esfuerzos en la recuperación del pensamiento de estos autores, junto a otros como Martin Heidegger, Arnold Gehlen y Konrad Lorenz (por citar algunos de ellos), a través de una curiosa fórmula retrospectiva: se vuelve a los orígenes teóricos, dando un salto en el tiempo para evitar el “interregno fascista”, y se comienza de nuevo intentando reconstruir los fundamentos ideológicos del conservadurismo revolucionario sin caer en la “tentación totalitaria” y eludiendo cualquier “desviacionismo nacionalsocialista”.

Con todo, los conceptos de “revolución conservadora” y de “nueva derecha” no son, desde luego, construcciones terminológicas muy afortunadas. Por supuesto que la “revolución conservadora”, por más que les pese a los mal llamados “neconservadores” (sean del tipo Reagan, Bush, Thatcher, Sarkozy o Aznar), no tiene nada que ver con la “reacción conservadora” (una auténtica “contrarrevolución”) que éstos pretenden liderar frente al liberalismo progre, el comunismo posmoderno y el contraculturalismo de la izquierda. Pero la debilidad de la derecha clásica estriba en su inclinación al centrismo y a la socialdemocracia (“la seducción de la izquierda”), en un frustrado intento por cerrar el paso al socialismo, simpatizando, incluso, con los únicos valores posibles de sus adversarios (igualitarismo,universalismo, falso progresismo). Un grave error para los que no han comprendido jamás que la acción política es un aspecto más de una larvada guerra ideológica entre dos concepciones del mundo completamente antagónicas.

Con todo, los conceptos de “revolución conservadora” y de “nueva derecha” no son, desde luego, construcciones terminológicas muy afortunadas. Por supuesto que la “revolución conservadora”, por más que les pese a los mal llamados “neconservadores” (sean del tipo Reagan, Bush, Thatcher, Sarkozy o Aznar), no tiene nada que ver con la “reacción conservadora” (una auténtica “contrarrevolución”) que éstos pretenden liderar frente al liberalismo progre, el comunismo posmoderno y el contraculturalismo de la izquierda. Pero la debilidad de la derecha clásica estriba en su inclinación al centrismo y a lasocialdemocracia (“la seducción de la izquierda”), en un frustrado intento por cerrar el paso al socialismo, simpatizando, incluso, con los únicos valores posibles de sus adversarios (igualitarismo,universalismo, falso progresismo). Un grave error para los que no han comprendido jamás que la acción política es un aspecto más de una larvada guerra ideológica entre dos concepciones del mundo completamente antagónicas.


Por todo ello, queremos subrayar aquí que, con la denominación de “Nueva Derecha”, heredera directa de los autores de la "Revolución Conservadora", se hace referencia a un estilo ético y estético de pensamiento político dirigido al repudio de los dogmatismos, la formulación antiigualitaria, el doble rechazo de los modelos capitalista y comunista, la defensa de los particularismos étnicos y regionales, la consideración de Europa como unidad, la lucha contra la amenaza planetaria frente a la vida, la racionalización de la técnica, la primacía de los valores espirituales sobre los materiales. El eje central de la crítica al sistema político “occidental” lo constituye la denuncia del cristianismo dogmático, el liberalismo y el marxismo, como elementos niveladores e igualadores de una civilización europea, perdida y desarraigada, que busca, sin encontrarla, la salida al laberinto de la “identidad específica”.

En el núcleo de esta civilización europea destaca la existencia del “hombre europeo multidimensional”, tanto al nivel biológico, que en su concepción sociológica reafirma los valores innatos de la jerarquía y la territorialidad, como al específicamente humano, caracterizado por la cultura y la conciencia histórica. Constituye, en el fondo, una reivindicación de la “herencia” –tanto individual como comunitaria-, fenómeno conformador de la historia evolutiva del hombre y de los pueblos, que demuestra la caducidad de las ideologías de la nivelación y la actualidad de la rica diversidad de la condición humana. Un resumen incompleto y forzado por la tiranía del espacio digital, pero que sirve al objeto de efectuar comparaciones.

Para estos neconservadores, Estados Unidos aparece como la representación más perfecta de los valores de la libertad, la democracia y la felicidad fundada en el progreso material y en el regreso a la moral, siendo obligación de Europa el copiar este modelo triunfante. En definitiva, entre las ideologías popularizadas por los “neocons” (neoconservadores en la expresión vulgata de Irving Kristol) y los “recons” (revolucionarios-conservadores) existe un abismo insalvable. El tiempo dirá, como esperaban Jünger y Heidegger, cuál de las dos triunfa en el ámbito europeo de las ideas políticas. Entre tanto, seguiremos hablando de esta original “batalla de las ideologías” en futuras intervenciones.

Entre tanto, el “Neoconservadurismo” contrarrevolucionario, partiendo del pensamiento del judeo-alemán emigrado a norteamérica Leo Strauss, no es sino una especie de “reacción” frente a la pérdida de unos valores que tienen fecha de caducidad (precisamente los suyos, propios de la burguesía angloamericana mercantilista e imperialista). Sus principios son el universalismo ideal y humanitario, el capitalismo salvaje, el tradicionalismo académico, el burocratismo totalitario y el imperialismo agresivo contra los fundamentalismos terroristas “anti-occidentales”.

Los orígenes judíos trotskistas del Neoconservadurismo http://goo.gl/DTT8Et



Y aquí lo que nos diferencia con la Nueva Derecha/Derecha Alternativa, en si la idea no parece mala... pero ha permitido la infiltración nacionalbolchevique (nazbol) en el terreno político.



Es decir, no estamos en contra de los conceptos. Sino de como ciertas personas lo llevaron a la praxis, y están detrás de grupos ''identitarios'' europeos y norteamericanos que están estrechamente ligados a los intereses del sionismo de manera avergonzante


¿Derechistas simpatizando con autoritarismos comunistas asiáticos?  La infiltración de las ideas maoístas juche norcoreanas en el ''nacionalismo'' del FN. 




La ''Nueva Derecha'' podría considerarse la ideología de los pseudo-nacionalismos que están emergiendo, principalmente del Front Nationale. Los padres de esta ideología son Alan de Benoist (amigo de Dugin) y Guillaume Faye (pro-sionista).



Guillaume Faye a diferencia de Alan de Benoist y Dugin, es abiertamente pro-sionista. Si bien Faye nos proporciona muy buenos argumentos para desenmascarar y combatir a varios de nuestros enemigos: islamistas, multiculturalistas, liberales y progresistas. Se olvida de que el sionismo en esta desgracia es bastante mayor a la que juegan el resto de los grupos, ya que multiculturalistas, liberales, progresistas, marxistas y feministas tienen como padres ideológicos a judíos. 

 



El nacional-bolchevismo es un término surgido como un epíteto despectivo alrededor de los años 20, y aunque no simboliza una ideología con contornos precisos, en la actualidad es usado por los movimientos políticos que se declaran una superación del comunismo y el fascismo, pero no como un adversario, glorifican al estado, la subordinación de la economía a la política y afirman no basarse en los textos de Marx, Engels ni Lenin y demás filósofos y economistas marxistas. Fue un intento histórico de conciliar dos posturas opuestas: nacionalismo y comunismo.



El término bolchevique, no los limita a un significado histórico, la palabra que en ''ruso" significa "mayoría" condiciona a los nacional-bolcheviques principalmente en el planteamiento económico, en cuanto a una defensa a ultranza de la socialización y en contra del liberalismo económico y la propiedad privada de los medios de producción, una visión opuesta al capitalismo.Si bien algunos consideran que el nacional-bolchevismo en algunos casos es una forma de marxismo encubierto o cripto-marxismo y para la mayoría de los analistas es una estrategia de fascistas y nacionalistas tanto para evitar la censura como con fines proselitistas atrayendo gente de las filas de izquierda radical o extrema izquierda.



Otras personas disienten y ven al nacional-bolchevismo una opción independiente de las anteriores. En la actualidad posee movimientos activos en la "Federación", donde cuenta con un verdadero movimiento organizado, con militantes disciplinados y de masas como el Partido Nacional-bolchevique fundado en 1992 pudiendo aglutinar a su alrededor a gente tanto de la izquierda como de la derecha, y dirigido por Eduard Limonov; en otros países hace presencia con la Liga Nacional Bolchevique en toda "Latino" América, Europa y Oriente Medio. Por otra parte, Alexander Dugin, el otro mayor exponente del nacional-bolchevismo ruso, fundió toda teoría de varios sectores ideológicos políticos, para crear su famosa "cuarta teoría política"... tentadora para muchos fascistas y neonazis desesperados por llegar al poder de sus países, al mismo tiempo, siendo asesor privado del presidente "ruso" Vladimirovich Putin, comenzó junto al Kremlin, el proyecto olvidado de anteriores teorícos neo eurasianistas asesores del antiguo Kremlin del pasado, llamado "Novorossia" = Nueva Rusia. De esa manera la teoría de Dugin como una supuesta "Cuarta Posición" ("alternativa al nazismo, fascismo y comunismo"), está tomando fuerza cada día, en varias partes del mundo, tanto en el mundo occidental como en el oriental. Nunca tuvieron tanto poder los nacional bolcheviques como ahora.... Y todo eso, es gracias a la financiación del Kremlin... Que para poder quitarse el estigma soviético comunista... Utiliza dicha teoría de los nacional bolcheviques eurasianistas, para comprar a los principales partidos y movimientos nacionalistas de tinte fascista y neo nazi en Europa y América. (Lo que no significa que dichas ideas originales, comulguen con Dugin y la historia de Moscú o Moscovia misma). Porque los verdaderos Nacionalistas en la "Federación", son eliminados, encarcelados o amenazados por el FSB, por apoyar a los nacionalistas ucranianos en su revolución nacional.

Por todo esto, es que la ''Nueva Derecha'' debería llamarse mas bien ''Nueva Izquierda'' (aunque el término ya se lo apropiaron los troscos posmodernos marxistas-culturales).



Por esto y mucho más, concluimos que la ''Nueva Derecha'' no es más que una red de comunistas disfrazados de ''nacionalistas'' operando para el Kremlin de Moscú, como si se tratara de una nueva versión de la Operación Gladio pero dependiendo de cierta potencia euroasiática.


Farsantes. Las únicas personas que rescataría del cuadro son Viktor Orban (primer ministro de Hungría) y Frauke Petry (líder del partido político Alternative Für Deutschland, que es pro-ruso pero al menos desafía la ideología de género a diferencia de otros supuestos conservadores).



SOBRE EL NEOFASCISMO

Por un miembro del proyecto Vanguardia Disidente

El pensamiento o visión, que también llevan, los desesperados y oportunistas del "Fascismo del siglo XXI". El fascismo hoy en día, ni siquiera existe como tal... Hoy creen que el fascismo, solo son ayudas sociales ](Clientelismo político/proselitismo político = populismo) y palmada en la espalda a los marxistas internacionalistas con la excusa del "anti imperialismo" y la esperanza del "mundo multipolar.


El fascismo es un totalitarismo, a la cosas hay que llamarlas por su nombre o concepto original.

El fascismo es totalitarismo.

Un movimiento totalitario, que supo tener a linea, al sector privado corporativo de derecha, dandole un tinte nacional y al mismo tiempo, un control y represión al marxismo de izquierda.

El fascismo, no es ultraderecha y tampoco es derecha, pero tampoco es izquierda o ultraizquierda.

El fascismo es totalitarismo y punto.

Lo de hoy, no es mas que una copia vulgar e improvisada, de lo que fue el fascismo original.

Algo que ni siquiera pueden representar algunos de los mismos herederos italianos directos.

El "fascismo rojo" o de izquierda, el concepto de "NR"/Autónomo y otras vertientes.


Ni Golden Dawn se salva de la telaraña euro-asiática que tejió el Kremlin de Moscú para neutralizar la disidencia.



CONCLUSIÓN


En Ucrania no existe tanta correción política como en Europa Occidental, por lo que les ha sido más fácil todo. Y el partido político nacionalista y tradicionalista Pravy Sektor (Sector Derecho) de Ucrania, se manifestó como portador de un programa con evidentes rasgos fascistas y no vaciló en autodefinirse como de derecha.

En estos momentos, para el nacionalismo ucraniano, el enemigo fundamental es el Kremlin de Moscovia y sus ejércitos y tanques desplegados en la frontera. Por lo visto, una tercera vía estaría obsoleta en tiempo de guerra fría.



Los Populismos ya han sido adoptados por la (falsa) ''élite'' globalista para crear falsas disidencias demagógicas por lo tanto son inservibles y más en sociedad tercermundizadas como la nuestra (donde gran parte de la población es masa votante para el nefasto socialismo del siglo XXI).

El tercerposicionismo está vinculado con el fascismo, por lo que es díficil llamarnos de esa manera... y en Argentina está vinculado con el Peronismo, que debió haber muerto con Perón.

El Espíritu Tercerposicionista (que rechaza al capitalismo plutocrático y al bolchevismo marxista) sería prácticamente el mismo, solo que cambia la denominación y otros detalles (como rechazar el nacionalbolchevismo que ha infectado a los ambientes de la Nueva ''Derecha'' y la Tercera Posición).

Por mi parte, admiro el fenómeno de la Derecha Alternativa y como en EE.UU. a la gente le enseñan conceptos racialistas a través de memes. Pero hay ciertos aspectos como la putinofilia que deben ser borrados del mapa. Esa traición a los camaradas ucranianos, la pagarán.


No olvides de seguir nuestra página de repuesto; Descubre LO Imposible IV, y nuestro canal de YouTube: https://www.youtube.com/user/diplodocus1tv.

No hay comentarios:

Publicar un comentario