domingo, 12 de marzo de 2017

Opiniones nacionalsocialistas sobre la Inquisición

Propaganda nacionalsocialista del Der Stürmer.


''Las cazas de brujas fueron devastadoras, desde un punto de vista biológico, para Alemania y su población aria. En tres oleadas masivas, de 1590 a 1610, de 1625 a 163.6 y de 1660 a 1680, más de cien mil alemanes fueron quemados por cargos de brujería. No hubo diferencias entre territorios católicos y protestantes; ambos actuaron con la misma furia. Los pueblos fueron arrasados por completo. Clanes enteros fueron extinguidos.''

Supongo que ya muchos habrán leído el post sobre el Cristianismo como un comunismo espiritual. Pues ahora veremos las opiniones que tenían otros nacionalsocialistas como Heinrich Himmler y otros SS.

Miguel Serrano nos dice que: ''Himmler admiró a la inquisición española; pero no aplicó sus leyes más sa­bias en toda su extensión. El Tribunal de la "Santa Inquisición" consideraba que bastaba una sola abuela judía, o una bisabuela, o una tatarabuela, para que el descendiente ya se encontrare adherido a las organizaciones secretas del criptojudaísmo. Así, se miró como sospechoso de judaísmo a todo "cris­tiano nuevo", que doscientos o trescientos años atrás hubiere tenido un solo antepasado judío, no pudiendo comprobarse que no perteneciera a alguna organización secreta judía o del judaísmo. Lo que habrá pasado, por ejemplo, con el padre masón y la bisabuela o tatarabuela judía del actual rey de España, Juan Carlos de Borbón. La misma traición de Franco a Hitler se debería a la influencia del judío, Almirante Canaris, y también a su propia ascendencia "marrana". La Inquisición no permitía al descendiente de "cris­tianos nuevos" la entrada a ninguna Orden Guerrera, ni al Ejército de España o Portugal. También se burlaron estas disposiciones. Sin embargo, la Inquisición falló por su concepción global del proble­ma, por su Weltanschauung, dado el origen judaico del cristianismo de Roma, que al final prohibió la Inquisición.''



Sin embargo, esto no nos es suficiente para comprender más aún a fondo las opiniones de Himmler sobre la inquisición. Porque la persecución a los judíos fue solo una de las tantas que hubo en este hecho histórico que por cierto se ha utilizado como arma arrojadiza entre católicos y protestantes (las ''leyendas negras'').

Comentaré brevemente que en la Inquisición se perseguía a los pelirrojos por considerarlos judíos. Lo cual no tiene sentido, ya que la mayoría de los pelirrojos no son judíos. 

Todo esto viene de que se consideraban a los judíos ashkenazis (''falsos judíos'' según los judeo-mesiánicos ''antisionistas'' sefarditas Benei Israel) como los hijos de Edom, cuyo patriarca era el pelirrojo Esaú. Mucha de la demonización de los pelirrojos provenía de la Biblia (Lilith, etc) por lo que se puede considerar al judaísmo como incitador del genocidio de pelirrojos.

Asociar el Judaísmo a la Raza Blanca es un peligro total. Tal como lo hemos visto en el post que critica a la Teoría Jázara.


Investigación sobre la Caza de Brujas en la Edad Media, estudios realizados al amparo de la Ahnenerbe, la sociedad para el estudio de los orígenes de la raza aria que financió Himmler



Himmler fundó la H Sonderkommando en 1935. La 'H' representaba 'Hexe ", que es la palabra alemana para" bruja ". Su misión era recoger la mayor cantidad de información posible sobre la magia, lo oculto y lo sobrenatural. 

La mayoría de la colección era conocida como “La Biblioteca de la Brujas”, y se centró en las brujas y su persecución en la Alemania medieval.




Himmler creía que la Iglesia católica intentó eliminar la raza aria alemana mediante la caza de brujas. Descubrió que uno de sus antepasados había sido quemado por brujería. Adolf Hitler no tenía el mismo interés en lo oculto pero permitió que Himmler explorara el tema libremente, porque valoraba sus habilidades.

Estos libros se almacenaron inicialmente en el castillo de Wewelsburg en el oeste de Alemania. Dicho castillo era conocido como el “Camelot Negro” del nacionalsocialismo, y era aquí donde Himmler creó un especie de corte de “Caballeros SS”, al más puro estilo del rey Arturo y sus caballeros de la Tabla Redonda. Se especula sobre la intención de Himmler de crear una nueva religión Germánica, en contraposición al cristianismo, al que detestaba profundamente.




El Proyecto Hexen

En 1935 el Reichsführer Heinrich Himmler decidió juntar un equipo secreto de investigadores, a cargo de la recopilación de información sobre la persecución de las brujas, y sus juicios a través del tiempo. Su SS reunió información no sólo en Alemania sino también de otros países. Trabajaron principalmente de forma secreta en bibliotecas y archivos alemanes, fingiendo buscar sus propias genealogías. Los 38.846 archivos fueron almacenados en una Hexenkartothek (una biblioteca de archivos brujos), y contienen información sobre el por qué una bruja dada fue encarcelada, los detalles de sus juicios, y los tipos de tortura que se le impusieron.

El objetivo de estos archivos fue demostrar la implicación impía de la iglesia católica y demás, y de una conspiración judía que pretendía destruir las antiguas creencias germánicas. Supuestamente la fe cristiana había luchado contra los antiguos rituales paganos en sus lugares más sagrados, como el famoso Externsteine cerca del castillo de Wewelsburg, donde se realizaban los viejos ritos de la antigüedad. Por lo tanto, quemaron a los sacerdotes y sacerdotisas paganas como brujos y brujas. Las mazmorras del amado Wewelsburg de Himmler se utilizaron hasta el siglo 17 para encarcelar a personas sospechosas de ser "brujas y hombres lobo".



De hecho Alemania fue uno de los países europeos que asesinó al mayor número de los supuestos brujos, sumando a decenas de miles. Vale la pena mencionar que ciertos genealogistas SS le dijeron a Himmler que entre sus antepasados había una bruja que había sido quemado en la hoguera. Más adelante los Hermanos Grimm contribuirían a que subsistiera la leyenda acerca de la persecución de las brujas en sus cuentos nacionalistas.

Las investigaciones en el campo de las persecuciones de brujas se llevaron sucesivamente hasta 1944, a pesar de la guerra y las fuerzas aliadas que se iban acercando desde el Occidente y el Oriente. La última orden relacionada con esta misión oculta, dada por Himmler en 1944 a su personal, era tratar de demostrar que Von Stauffenberg, el autor principal del complot de bombas contra Hitler, tuvo entre sus antepasados perseguidores de brujas.

Con el tiempo, todas las publicaciones y libros previstos sobre el tema nunca se acabaron. Lo que queda de esta increíble búsqueda del ocultismo del siglo 20 son los archivos de la Hexenkartothek: hoy en día los originales están en Poznan (Polonia), y se puede encontrar una copia de las mismas en microfilm en los Archivos Federales de Alemania en Berlín. No son de mucho interés para los investigadores modernos, ya que no fueron recogidos por los mejores métodos científicos.

Karotechia (Sonderkommando-H)

Este mito es un poco de verdad y mentira. En primer lugar nunca se utilizó la palabra Karotechia sino Sonderkommando-H. Sonderkommando significa comando especial, y H es una abreviatura de Hexen (brujas, en alemán). Algunos también utilizan Hexenkartothek. Kartothek quiere decir "archivo".

Varias fuentes indican que había una sección especial dentro de la RSHA (más precisamente, creo que fue la AMT VII) que tenía por objeto la investigación de la persecución de las brujas. Su iniciador fue Heinrich Himmler en 1935, para quien era un tema favorito, probablemente porque en su familia existía el rumor de que alguna de sus antepasados fue quemada por bruja. A continuación se muestra una traducción aproximada de la copia de una carta de 1939 escrita por Heydrich a Himmler cuando se descubrió una posible conexión con brujas en el árbol familiar del propio Reichsführer de la SS.

Posibilidad de una bruja fundadora del árbol genealógico del Reichsführer de la SS.

En los estudios de la brujería dentro de la RSHA se ha observado que un antepasado femenino en la familia de Himmler ha sido posiblemente una bruja.

Margareth Himbler de Markelsheim fue quemada al parecer en Morgentheim en 1629. La forma de escribir el nombre con la letra "b" corresponde aproximadamente a la doble "m" del Nuevo Alto Alemán. Las líneas de parentesco de la familia de Himmler se extienden también en esta área, por lo que podría ser posible colocar a Margareth Himbler en el árbol genealógico del clan Himmler.

La carta parece haber sido clasificada como secreta y personal, tal vez enviada directamente a Himmler por Heydrich. Ninguno de los nombres de las investigaciones o más información sobre el organismo de investigación se mencionan.

Otra razón (no del todo clara) del proyecto podría ser obtener registros, en un esfuerzo por encontrar los rastros de las religiones paganas germánicas y la posibilidad de utilizar el material obtenido en la propaganda contra la Iglesia Católica.

Rudolf Levin, líder del denominado Sonderkommando«H» (que funcionó en 1935-1944), da los puntos de su investigación:

• Estudio de la influencia de la cacería de brujas en la historia racial de Alemania.
• Actitudes hacia las mujeres durante los procesos de brujas.
• Preparación de una bibliografía temática sobre el tema.

El Sonderkommando-H operaba bajo el disfraz de "Seminario de las disciplinas históricas auxiliares del Instituto Histórico de la Universidad de Leipzig", y su equipo se presentaba a menudo como estudiantes de postgrado, para la recolección de materiales sobre la historia de los procesos de brujas.

A partir de 1935 Levin organizó a los hombres pertenecientes al Sonderkommando-H. La misión de éstos era buscar en 260 bibliotecas y archivos huellas de todos los juicios de brujas desde la Edad Media. Su investigación fue tan lejos que se los enviaba a cada rincón y comarca del mundo, en todas partes, donde podían esperar obtener cualquier información acerca de las brujas o de los hombres y mujeres que fueron condenados o acusados de las prácticas de magia, o simplemente hubo alguna otra razón para investigar algo de las ciencias ocultas. Viajaron por todas partes del mundo y tenían sus bases en distintos lugares de la mayor parte de Europa, tanto en los países católicos como protestantes.

Los procesos de brujas duraron desde el siglo XV al XVIII, con la mayor intensidad en el XVII. Pero mientras tanto la SS empezó sus archivos ya con el fichero de los siglos VIII y IX, y los terminó recién en el año 1939. Los documentos y los extractos de actas procesales se sometían a tratamiento, y todos los datos se introducían en ficheros especiales, que recordaban unos archivos policíacos. Cada persona sospechosa por los temas vinculados con la magia, la religión extraña, casos de milagros, curas milagrosas, sanaciones, clarividencia y clariaudiencia, visiones a distancia y a distancia remota en el tiempo y el espacio, cada persona así, cada caso poseía la propia carta, la propia ficha, donde se recopilaba, entre otras cosas, el nombre, estado civil, fecha de la detención, el proceso de gestión, el veredicto y la fecha de ejecución de las brujas. Se acumularon 30.000 fichas de casos comprobados de fenómenos paranormales. Se las llenaba en distintas maneras y diverso grado, dependiendo de la información.

La cosecha acumulada por la SS era muy rica y muy variada. Además de las actas originales, adjuntaban fotocopias de las declaraciones, de las iconografías que presentaban a las brujas, las torturas y las ejecuciones. Al archivo se adjuntaban los fragmentos de las publicaciones de prensa de los años 1923-1944 que contenían cualquier mención concerniente a la magia, las brujas o las relaciones secretas y fenómenos paranormales o poco explicables. Todas las Actas se completaban de acuerdo a los avances de las actividades guerreras del ejército en toda Europa. Es curioso que junto a los nombres aparezcan unas extrañas marcas manuscritas escritas a mano, unas señales parecidas a las rúnicas, de una función difícil de discernir.




En 1941, Levin lideró la C3 de la división séptima del RSHA. Después de la disolución del Sonderkommando (19 de Enero de 1944), las huellas de Levin se han perdido.

Los investigadores de la Hexenkartothek no hicieron mucho más que recoger material. Esto se debió no sólo porque estaban presionados por el tiempo sino tambien quizás por una falta de habilidades y conocimientos por parte de los investigadores. El proyecto era de gran tamaño y en el corto plazo no podía ser logrado. Gerhard Schormann, quien exploró uno de los primeros nombres del Hexen, dice los dos propósitos del Sonderkomando-H:"La investigación de los Sonderkommando-H fue pensada para proveer de propaganda que pudiera justificar una ofensiva de la SS en contra de la Iglesia Católica, así como descubrir la antigua religión germánica que Himmler creía que había sido erradicada por la Inquisición".

El "archivo con tarjeta", o Hexenkartothek de Heinrich Himmler todavía causa opiniones encontradas entre los historiadores. Algunos ven un montón de errores en lo que solían ser hechas por personas con educación superior, que negligentemente trataban las tareas que se les asignan. Otros insisten en que el personal del servicio específico demostró una notable intuición para descifrar documentos antiguos, los que eran de mucho interés para el Tercer Reich . Algunos críticos han prestado atención a la propaganda de los materiales recogidos en los ficheros. Se señaló que el equipo del proyecto se decepcionaron con un pequeño número de víctimas de la represión y no penas particularmente graves contra las brujas y hechiceros.

El departamento de la "gente del estudio y su esencia" estuvo directamente involucrado en la investigación de los procesos de brujería con el Tercer Reich . No había absolutamente ningún misterio, pero hay en el espíritu de los inquisidores medievales o el famoso "El Martillo de las Brujas". Los investigadores no estaban interesados en las sutilezas de la relación entre las brujas y Satanás, y sus medios de transporte para el día de reposo, o las señales que fácilmente podría calcular una bruja. Se hizo hincapié en la oposición de la Iglesia y del pueblo alemán, la "influencia cristiana" en la cultura alemana. Basado en el mensaje teórico de la "culpa de la iglesia" en la persecución de las brujas, las conclusiones se han hecho sobre el impacto negativo del cristianismo a los alemanes paganos. No era sólo la medieval "caza de brujas" que fue estudiada y explorada, sino también, en particular, "la influencia del cristianismo en los soldados alemanes durante la Segunda Guerra Mundial (apelaciones, sermones, etc) o la" idea judía de el Mesías en la encarnación cristiana y su estratificación en el alemán la idea del líder."


Himmler se obsesionó con la idea de acopiar cuanta información hubiese acerca de la caza de brujas en la Edad Media. Incluso dio con ese nombre apropiado: Das Ahnenerbe (la investigación sobre las tradiciones). Las órdenes del reichsführer SS estaban orientadas hacia la investigación acerca del impacto étnico y político-racial de la caza de brujas.


Himmler que no se destacaba por ser un genio sino más bien un maestro de escuela aplicado, pronto recordó algo que había leído sobre las brujas años atrás. Basó su campaña en un confuso panfleto anticlerical escrito por un cierto doctor Arnold Ruge, un ateo que había emprendido una cruzada personal contra la Iglesia Católica. En su libro ''Los Procesos por brujería en la Edad Media'', el capítulo titulado como ''Die blutschuld'' (la deuda de sangre) hablaba de cómo la Iglesía había afrentado a la nación alemana: ''El Martilo de Brujas, o Malleus maleficarum'', fue el instrumento con el que la Iglesia azuzó el odio, exterminó a mujeres alemanes de conducta intachable e incluso interrumpió la estirpe por la que se perpetuaba la sangre germano-aria. Los sacerdotes fueron adiestrados por el papa como si fuesen perro e hicieron que la población femenina en Alemania se desangrase e interrumpiese su labor reproductiva''.

Himmler se sirvió asimismo del panfleto de Mathilde Ludendorff Christliche Grausamkeit an Deutschen Frauen (Crueldad cristiana contra las mujeres alemanas), en el que se afirmaba que las autoridades religiosas de Alemania postulaban que las mujeres debían ser consideradas como la raíz de todos los males y que estaban abocadas a la condenación eterna. En virtud de ello, se obligó a mujeres completamente inocentes a sufrir incontables tormentos para pagar por los pecados de la Iglesia.

No obstante, hubo otro documento más que abogaba por el esclarecimiento de la caza de brujas. Alfred Rosenberg, el apologista y teólogo del Tercer Reich favorito de Hitler, afirmaba en su extensa obra Mythos: ''Toda la historia de la Iglesia Católica es un intento de imponer políticamente su cosmovisión (Weltanschauung).

Extraído de: ''La Cruzada del Odio: Cazadores de Brujas''.

2 comentarios:

  1. "Asociar el judaismo a la raza blanca es un peligro total" justamente eso es lo que estan buscando y anhelan los mestizos resentidos sin herencia ni cultural que creen que cualquier blanco es judio por culpa de los askenazi. Es lo que esta buscando el judío amarronado resentido por su oscuridad y fealdad el judio mizraji adrian salbuchi y el judio askenazi dugin(lo hacen mas solapadamente para que los pelotudos no se den cuenta) para que los blancos seamos sindicados como judios atacados y matados quiren que los blancos vayamos a progrooms para exterminarnos pero no van a poder estos putos. El cristianismo busco humillar a la Raza Aria llenandola de complejo de inferioridad, culpa y victimismo para "judiaizarla" ahora ademas de fomentar en el negro y el mestizo el odio hacia la raza blanca buscan que crean que son judios. Porque los únicos """""blancos"""""" quieren que sean los askenazis porque hasta ellos discriminan a los beta israel mizrajies e incluso a los sefarditas...
    Muerte a todos los que promueven degeneraciones anti blancas
    Heil Hitler

    ResponderEliminar