jueves, 15 de septiembre de 2016

Genocidio Bóer en Sudáfrica

Monumento en Pietersburg a los granjeros blancos asesinados.






INTRODUCCIÓN


El genocidio bóer o genocidio afrikáner es un proceso de limpieza étnica y exterminio físico y sistemático contra el pueblo blancoafrikáner en Sudáfrica, desde 1994 hasta la fecha, perpetrado por el gobierno marxista del Congreso Nacional Africano (ANC) [1] con complicidad de la comunidad internacional y silenciado o minimizado por los medios de comunicación. Este genocidio se ha llevado a cabo tanto por medio de ingeniería social como por medio de asesinatos y matanzas. El llamado Plaasmoorde (en afrikaans "asesinato de granjeros") constituye la parte más violenta del genocidio contra la población bóer, en la cual se estiman algo más de 3.000 granjeros blancos asesinados, mientras que el total de las víctimas varían entre 35.000 y 70.000 blancos. Los ataques no atienden a cuestiones de edad o sexo.

Los bóers son el grupo humano que se encuentra en el más alto riesgo de sufrir asesinatos con una tasa anual de 310 por cada 100,000 habitantes. En comparación, la probabilidad anual de ser asesinado en Londres es de 3 en 100,000.

[1]El Congreso Nacional Africano (African National Congress o ANC), llamado hasta 1923 South African Native National Congress, es un partido sudafricano y organización terrorista de ideología socialdemócrata y miembro de la Internacional Socialista, que ha gobernado el país desde la caída del Apartheid en mayo de 1994. Se fundó el 8 de enero de 1912 en Bloemfontein, con el objetivo de defender los derechos de los negros que se habían convertido ya en mayoría con la inmigración masiva desde toda África hacia el país sudafricano. Entre sus fundadores se encontraba el poeta y autor Sol Plaatje, y su dirigente más destacado fue el comunista y terrorista Nelson Mandela. Asimismo, varios judíos comunistas como Albie Sachs, Joe Slovo, Nadine Gordimer, Dennis Goldberg, Harry Schwarz y Helen Suzman también participaron en el ANC oponiéndose activamente contra el Apartheid.




El ANC careció siempre de respaldo popular pero prosperó gracias a la financiación de la City de Londres y del imperio diamantífero de los Oppenheimer, también a la represión de los negros que no compartían el ideario del ANC y los atentados terroristas. El ANC mantenía varias prisiones y campamentos de tortura en Zambia y Angola, tal como describe un informe de Amnistía Internacional. La mayor parte de las víctimas de tortura por el ANC en estas cárceles eran negros "disidentes". El trato del ANC hacia los negros era mucho más brutal que en cualquier cárcel del Apartheid en Sudáfrica.

Durante más de doce años, los prisioneros del ANC han sido sometidos a torturas, malos tratos y ejecuciones. Estos abusos tuvieron lugar en campamentos militares y de prisioneros dirigidos por el ANC en varios países africanos, en especial en Angola, Zambia, Tanzania y Uganda, en ocasiones con la colaboración activa de agentes de los gobiernos en cuestión.

Tras el tiroteo accidental de Sharpeville la tensión política se elevó y el 30 de marzo de 1960 el gobierno declaró el estado de emergencia y fueron detenidas 11.727 personas. El ANC y el PAC fueron prohibidos y sus miembros obligados a pasar a la clandestinidad o a exiliarse, con lo cual adoptaron métodos violentos y fundando alas militares terroristas como el Umkhonto we Sizwe, liderado por Nelson Mandela.

DESCRIPCIÓN





Desde la caída del Apartheid y la toma del poder del Congreso Nacional Africano en 1994, más de 38.000 personas de raza blanca han sido torturadas, violadas y asesinadas en Sudáfrica, además de la confiscación de sus propiedades y negarles puestos clave en el gobierno. Esta situación no recibe cobertura mediática y los medios de comunicación internacionales silencian o minimizan las atrocidades cometidas contra la población blanca. La tasa de homicidios contra los bóers se ha elevado últimamente a 16,259 por año, es decir, 45 homicidios diarios.


La alarmante ola de criminalidad (50.000 homicidios por año incluyéndose negros contra negros), proporcionalmente, 8 veces más que en Estados Unidos) y la nueva legislación creada por el ANC, que prohíbe a los blancos ocupar numerosos puestos de trabajo, ahora reservados a losnegros, están empujando a miles de blancos a abandonar el país. Desde el fin del Apartheid en 1994 hasta la actualidad ya han emigrado casi un millón de blancos. Los altos índices de delincuencia y la creciente sensación de que el ANC no ha sabido gobernar bien el estado, no hacen más que agravar la incertidumbre.

Algunas imágenes de bóers atacados y asesinados en sus propias casas por los negros. Hombres, mujeres, niños, ancianos y familias enteras son diariamente víctimas de matanzas racial y políticamente motivadas.



Desde 1994, unos 850.000 sudafricanos blancos (un 16% del total) han emigrado, sobre todo a Reino Unido y Australia ante el incremento de la inseguridad y de las medidas de discriminación antiblanca por parte del gobierno.

El número de la población eurodescendiente se ha reducido a la mitad. Las propiedades de los blancos se han reducido un 33% al serles confiscadas sus tierras para entregárselas a la población negra. En la actualidad esas tierras han dejado de ser productivas.

Entre los negros existe una canción antiblanca llamada "Dispara al bóer" que contiene frases como "¡mata al bóer!, ¡mata al granjero!" y que clama a la muerte de los granjeros blancos sudafricanos. Nelson Mandela, Jacob Zuma y Julius Malema han cantado en público la canción, la cual se cree que incitó al asesinato de Eugène Terre'Blanche el 3 de abril de 2010. La situación fue comparada con la generada por Peter Mokaba a principios de los '90, al cantar una canción que titulaba "Mata al bóer" y que fue definida como "discurso de odio" por la Comisión para los Derechos Humanos sudafricana. Diversos partidos opositores han urgido a Malema a dejar de cantar esa canción antiblanca. En la misma conferencia de prensa cantó otra canción acerca de "dar palizas a granjeros blancos". Mandela nunca condenó públicamente la matanza contra los blancos.

Henk van de Graaf, vicepresidente de la Unión de Agricultores de Transvaal, ha lanzado un SOS al mundo frente a los ataques antiblancos, denunciando, además, que cuando los campesinos llaman a la policía para denunciar algún intento de ataque, ésta se niega a acudir bajo cualquier excusa, como que no tienen combustible. También denunció que en 2010 durante la Copa del Mundo en Sudáfrica (cuando el gobierno sudafricano estaba preocupado por su imagen y presentaba al "País del Arcoiris" como un "paraíso multicultural"), los asesinatos se detuvieron milagrosamente, pero solo de forma temporal.


Activistas protestan contra el genocidio bóer usando playeras en las que lee: "Por favor no me mates, sólo soy un turista, no el bóer".



''¡Pero se lo tenían bien merecido, malditos neonazis! ¿nunca han oído del apartheid?''





– Los negros bajo el maligno Apartheid tenían salarios cinco veces más altos que en Kenia, tres veces más altos que en Congo y dos veces más altos que en India.

– El 80% de la seguridad social del negro la pagaba el blanco.

– El hospital más grande de toda África estaba en Johannesburgo, operaba sólo a negros y recibía a gente de todo el continente africano.

– En Sowetto, un barrio obrero de Johannesburgo, había más propietarios de coches de raza negra que en el resto del continente africano junto. El 5% de esos coches eran Mercedes-Benz.

– Durante la Guerra Fría, había más millonarios y científicos negros en Sudáfrica que en el resto del mundo junto.

– A Sudáfrica emigraban los negros de todos los países limítrofes. Todos los negritos del continente entero inmigraban a través de Namibia y Mozambique porque se morían de ganas de ser oprimidos por la “malvada” dictadura de los afrikaners blancos. Los blancos eran como el cemento que mantenía ordenada y cohesionada a toda esa miríada de clanes y tribus, muchas de las cuales se odian a muerte.


– Hubo 80.000 asesinatos durante la era apartheid, pero el 95 % fueron de negro contra negro y también hubo muchos de negro contra blanco (bombas, tiroteos). El ANC (actual partido gobernante) en particular era muy dado a asesinar compatriotas negros poniéndoles al cuello un neumático, rociándoles con gasolina y prendiéndoles fuego. Busque “necklacing” en Google. El ANC era una organización terrorista odiada y temida por los negros. Winnie Mandela, esposa de Nelson, era entusiasta partidaria del necklacing.

– Con el Apartheid el paro era del 5%. Ahora es del 50 %.

– A pesar del bloqueo comercial, Sudáfrica llevó al cabo el primer transplante de corazón humano de la historia, desarrolló su propio programa nuclear, montó un potente complejo militar-industrial (vehículos blindados, armas ligeras, helicópteros y misiles) y sintetizó petróleo artificialmente utilizando la misma técnica que la Alemania Nacionalsocialista para superar el embargo petrolero. También era puntero en sanidad y biología. Era un país en buena medida autárquico y repleto de know-how, técnicos, trabajadores cualificados, excelentes militares, pilotos, científicos y gente inteligente. No está mal para un pueblo que comenzó siendo una banda aislada de pastores, granjeros y cazadores holandeses nómadas a miles de kilómetros de su tierra y puteados por las tribus locales y por el Imperio Británico. Dicho espíritu de superación no se valora. Otras razas más dadas a vivir de ayudas y subvenciones podrían aprender de semejante espíritu de superación.

– Sudáfrica ha sido el único país que, teniendo la bomba atómica, renunció voluntariamente a ella y la desmanteló. Era el país más avanzado de África, y no por casualidad. La genética manda, da igual que haya gente a quien esto no le guste: los blancos no funcionan igual que los negros.

– Sudáfrica estaba gobernada por la Broederbond, una sociedad secreta religiosa, especie de masonería afrikaner.


 

– El motivo de Londres, Washington y la ONU para decretar el boicot, el sabotaje, el bloqueo y el embargo a Sudáfrica no fue moral, fue económico. Sudáfrica era un país proteccionista, intervencionista y anti-liberal y, en consecuencia, las enormes riquezas sudafricanas tendían a quedarse en Sudáfrica en vez de fluir hacia las arcas de la London City y Wall Street. Los principales perjudicados: DeBeers y la AngloAmerican Corporation, controladas por un judío llamado Harry Oppenheimer, agente de los Rothschild en Sudáfrica y heredero del proyecto de impresentables del Imperio Británico como Cecil Rhodes y “Lord” Alfred Milner. Vemos que los intereses de la familia Oppenheimer y otras, que controlaban el comercio y la explotación de diamantes y oro peligraban.



– El Primer Ministro sudafricano Dr. Henrik Verwoerd había encargado una investigación (el “Hoek Report”) a los “monopolios de poder” en el país, poniendo bajo la lupa a los consorcios mineros internacionales y obligándoles a pagar su tributo a las arcas sudafricanas, por tanto impidiéndoles saquear el país como si de una colonia británica se tratase. “We shall oppose the power concentrations and monopolies which occur in our country and which constitute a real danger”. Una advertencia a la AngloAmerican Corp., a DeBeers y al imperio Oppenheimer en general.



El Dr. Verwoerd fue asesinado porque tenía mentalidad de cromagnon. Harry Oppenheimer, Joe Slovo y otros, tenían cerebro de neanderal. Quien quiera y pueda entender, que entienda. Después provocaron la caída del Apartheid así como del Telón de Acero. De Klerk y Gorbachov sirvieron a los mismos fines y sus países pasaron por lo mismo: fin de la era Apartheid y fin del Telón de Acero, respectivamente. Sólo que ahora no hay Putin para Sudáfrica.

– El modelo sudafricano corría el peligro de inspirar a otros países africanos a seguir su ejemplo, especialmente Namibia (donde había una importantísima colonia alemana, y donde el SWAPO, organización terrorista antiblanca, fue patrocinado por Henry Kissinger) y Zimbabwe (Mugabe expropió a los granjeros blancos de origen inglés, pero el señor Nicky Oppenheimer, el hijo de Harry, posee en Zimbabwe tantas tierras como la superficie de Bélgica). El imperio Oppenheimer controlaba en buena parte la prensa sudafricana y los movimientos subversivos de tipo ANC, financiados desde Londres. 

– Gracias a su tecnología, armamento y mercenarios, Sudáfrica tenía una magnífica esfera de influencia en todo el continente, un pequeño imperio que molestaba seriamente a Reino Unido, Francia y Estados Unidos.

– Del mismo modo que la Revolución Comunista y la Revolución Cultural en China fueron el último episodio de las Guerras del Opio del Siglo XIX, la caída del régimen del Apartheid es (de momento) el último episodio de las Guerras Boer.

– Sudáfrica ahora está sumida en el caos. Se ha convertido en la capital mundial del robo, la violación, las enfermedades venéreas y el asesinato. Los negros se matan entre ellos que da gusto, ahora parece otro país tercermundista como Ruanda o Congo. Los granjeros blancos, que son los que alimentan el país, están siendo masacrados por bandas armadas sin que nadie mueva un dedo (eso sí, si le ponen un zapato en la cara a una ecuatoriana en el metro, se hunde el mundo, el doble rasero de siempre). Las riquezas de Sudáfrica fluyen, ahora sí, hacia Londres. Al parecer era más barato sobornar a una panda de negros analfabetos y retrasados con coches oficiales, paguitas, putas, drogas, fiestas y música, que permitir que un gobierno proteccionista gravase las riquezas sudafricanas que salían del país y defendiese las fronteras geográficas, fiscales, económicas y jurídicas de su Estado.

Ahora Sudáfrica es el país, sin estar en guerra, más violento de todo el mundo, meca del crimen y paraíso del “VIH”. Los taxistas guardan una pipa en la guantera y si desayunas en tu jardín, ten a mano el fusil FAL, una escopeta para el abuelo, la Uzi para tu parienta y un revólver para cada crío. Ríanse de los apaches y del salvaje Oeste, “porque esto es África” (57 millones de reproducciones, me pregunto quiénes se habrán forrado con ese mundial -seguro que los malvados granjeros blancos).

Lo mismo pasaba en Zimbabwe, antes el país era un vergel donde nadie pasaba hambre, y desde que hicieron limpieza étnica de granjeros blancos (no pancartas de “stop genocidio” in Europe) las hambrunas son cosa cotidiana. Después de eso, les pidieron a los granjeros que volviesen, pero la respuesta debió ser algo así como GTFO.

Hasta muchos negros reconocen sin tapujos que estaban mejor con el Apartheid. Los granjeros daban trabajo y ahora la casta política Xhosa de Julius Malema y similares energúmenos analfabetos y ex-terroristas, lo acaparan todo y viven a cuerpo de rey mientras su pueblo se pudre. Como en el resto de países subsaharianos, vaya. No lo digo yo, lo dicen ellos:




– Los verdaderos arquitectos de la caída del Apartheid pueden encontrarse aquí:





Este es Nicky Oppenheimer. Su hijo Jonathan (imagen siguiente) promete continuar con su imperio putrefacto y brillante.








Estos judíos son los verdaderos culpables de la desgracia de esta gente que ves en la foto, así que piénsalo bien antes de culpar a los europeos de como está África.







Llegamos así a Mandela, marioneta de los verdaderos amos y elegido como “ejemplo” para mostrar en los shows, películas y noticias occidentales. A través de los cuatro rincones del mundo, Nelson Mandela aparece como un héroe mítico que luchó contra el racismo del apartheid hasta el final de sus fuerzas, una lucha que lo llevó a pasar casi 28 años tras las rejas.

Tiene la imagen de un hombre valiente, bueno, firme, alabado por todas las élites (en particular Occidental), por todos los socialmemócratas y derechosos que basan su política en el capitalismo global ultraliberal… precisamente es por eso que debe surgir la duda. ¿Por qué un hombre que luchó por el bien de su pueblo es alabado por el imperialismo judeo-anglo-yankie? ¿Por qué esta unanimidad? Algo anda mal con este pintoresco personaje cuya historia está rodeada de un velo de misterio. Vamos a tratar de aclararnos las dudas.

ADINERADO: Mandela nace en el seno de una familia privilegiada (su padre tenía cuatro esposas y era consejero principal de la casa real Thembu; a su vez era bisnieto de rey).

APOYADO POR JUDÍOS: El ANC/SACP utiliza la Conferencia Pan-Africana de 1961, en la que todos los partidos deciden una estrategia común, para una dramática llamada a las armas de Mandela, anunciando la formación del comando “Umkhonto we Sizwe” (Lanza de la nación), a imagen de los movimientos guerrilleros judíos (Irgún). Dicho comando fue dirigido por el mismo Mandela, con ayuda de activistas judíos como Denis Goldberg, Lionel Bernstein y Harold Wolpe.

En 1988 Mandela fue trasladado a la prisión Víctor Verster, permaneciendo allí hasta su liberación. Diversas restricciones fueron levantadas y personas como el judío sionista Harry Schwarz (1) pudieron visitarlo. Schwarz, un amigo de Mandela, lo conocía desde la universidad cuando fueron compañeros de clase. También fue un abogado defensor en el proceso de Rivonia y más tarde será embajador de Sudáfrica en Washington.

Fue miembro de The Elders, en la que militan el mangui de Kofi Annan, el sionista de Amnistía Internacional Peter Gabriel, la agente del imperio Aung San Suu Kyi, Jimmy Carter o el ex presidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso (de la rockefelleriana EHESS).


MIMADO Y PROTEGIDO POR EL IMPERIO BRITÁNICO: Mientras estuvo en la cárcel Mandela estudió por correspondencia a través del programa externo de la Universidad de Londres, obteniendo el grado de Licenciado en Derecho. Fue aspirante al cargo de Rector de la Universidad de Londres en las elecciones de 1981, pero ganó la Princesa Anne.

Uno de los aspectos menos conocidos de su cautiverio fue la falsa operación de fuga que el servicio secreto Sudafricano preparó en 1969. El verdadero objetivo era asesinar a Mandela bajo la apariencia de una recaptura. Pero el Servicio de Inteligencia Británico tuvo conocimiento del complot y frustró toda la operación. El agente secreto inglés Gordon Winter lo narra en su libro de memorias “Inside Boss”, publicado en 1981.


PREMIADO POR OCCIDENTE:

- Premio Nobel de la Paz en 1993.
- Premio Fulbright (becas otorgadas por el imperio que enseñan a privatizar los recursos de las naciones)
- Escultura en el Palacio de Westminster, Londres (2007)
- Embajador de la Conciencia, premio otorgado por los imperialistas de Amnistía Internacional (2006)
- Medalla Presidencial de la Libertad (2002)
- Orden del Mérito de la FIFA (1998)
- Orden al Mérito del Reino Unido (1995)
- Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional (1992)
- Premio de la Paz de Mahatma Gandhi
- El anti-ruso Premio Sájarov (1988).

CASADO CON UNA JETA: En su 80 cumpleaños, el 18 de julio de 1998, contrajo matrimonio con Graça Machel (2), la viuda de Samora Machel, el antiguo presidente de Mozambique y patrocinador del ANC, fallecido en 1986 en un accidente de avión.

Graça Machel es presidenta de patrañas como la Fundación para el Desarrollo de la Comunidad, miembro de AFRICA PROGRESS PLANET y fundadora de Nuevas caras nuevas voces. Miembro de Global Enders.

SUS “LOGROS”: La conclusión hoy es que después de dieciséis años de democracia, Sudáfrica es el campeón mundial de la desigualdad: la población negra, que representa el 80 % de la población controla sólo el 5% de la riqueza. Sólo una pequeña fracción (3 %) de las tierras cultivables de propiedad de agricultores blancos (87 %) fueron trasladados a los negros desde 1994. Estamos muy lejos de alcanzar las promesas de igualdad.

La conclusión es clara, el orden económico nunca fue cuestionado y desafiado el orden racial ha permitido sólo una pequeña minoría de la gentrificación negro y unirse a la gran burguesía blancos en la defensa de sus intereses sociales.

Mandela se convirtió en el héroe de las élites capitalistas de todo el mundo (hay un consenso impuesto por la ideología de los medios de comunicación en sus manos) porque él no tocó el bolso, dejó Sudáfrica para continuar en una precipitada carrera hacia el capitalismo global, la más violenta posible para la gente pobre …

Él nunca dio detalles de las negociaciones que precedieron a su liberación, probablemente debido a que se ha comprometido a vender (por consentimiento o conocimiento del tema), su lucha, su legitimidad y su gente a las peores tiburones capitalistas y el retorno financiero para el final de la discriminación racial. No se pueden borrar décadas de desigualdades sociales basadas en las diferencias raciales en un modelo de sociedad capitalista … es una tontería absoluta sabiendo que el capitalismo crea más desigualdad. Hubiera tenido que imponer una sociedad socialista y justo donde está la gente que disfruta de la riqueza derivada del valor añadido en beneficio de todos los sudafricanos a la imagen de Hugo Chávez en Venezuela (que es satanizado en Occidente, ya que afecta … donde duele).

Que quede claro que el propósito de Mandela nunca fue convertirse en Lumumba Sankara, que fue asesinado por su apoyo político del pueblo que lo eligió a pesar de los intereses de los tiburones capitalistas e imperialistas. Mandela se convirtió en los negros que disparan a otros negros, los negros que viven en una miseria aún mayor que durante el apartheid (hasta el punto de lamentar el tiempo) y asesinaron a los agricultores blancos.



El ANC de Nelson Mandela y su mujer Winnie mataron a muchos más negros que el régimen sudafricano del Apartheid. El método más usado era el collar: ponerle a un negro que no pensaba como ellos un neumático al cuello, rociarlo de gasolina y prenderle fuego. Winnie Mandela hasta dijo que “Con nuestros collares y nuestras cajas de cerillas liberaremos este país”.




Más información sobre Nelson Mandela:http://goo.gl/KUxcIE



Era la misma época en la que Reino Unido llevaba al cabo una histérica y agresiva campaña contra Sudáfrica: las riquezas de Sudáfrica tendían a quedarse en Sudáfrica, no a volar hacia las arcas de la City de Londres. A pesar del bloqueo internacional, Sudáfrica continuó siendo hasta el final del Apartheid el país más desarrollado de África y el primer país que efectuó un transplante de corazón.

En vista del embargo petrolero los sudafricanos hasta emplearon la misma técnica que la Alemania Nacionalsocialista para obtener petróleo a partir del carbón.



Sobre las relaciones entre Israel y la Sudáfrica del Apartheid:




¿A alguien le suena la masacre de Sharpeville? Policías blancos tuvieron que abrir fuego sobre una muchedumbre para evitar ser linchados. La prensa occidental, para variar, distorsionó los hechos, pero un periódico, el “Closer up”, se hizo eco de los nombres de los responsables de sembrar la discordia entre blancos y negros: Emmanuel Isaacs, Philippa y León Levy, Amy Rietstein, Dennis Goldberg, Paul Joseph, Gerald Goldman, Bernard Gottschalk, Hannah Stanton, Monty Berman, Dr. Abrahams, Ernst Moses Wentzel, Joe Slovo y Raymond Isaac Aronstein.

Una pista: no son ni boers ni bantúes.

– Movimiento subversivo Poqo, desmantelado por la policía en Johannesburgo. Jefes: Goldreich, Goldberg, Berstein y Ferstenstein.


– David Pratt atentó contra la vida del Dr. Verwoerd.


– Cárteles comerciales interesados: Oppenheimer (diamantíferos, los mismos de las guerras boer), Barnato y Strauss.


– Cabecillas del sabotaje de Rivonia: Dennis Goldberg, Lionel Bernstein, Arthur Goldreich. Su abogado: Abraham Fischer, miembro del Partido Comunista.


Este es un campamento formado por 400 personas, en inglés americano se les llama “White trash”, personas incapaces de mantener un trabajo o de buscarlo, sea por el motivo que sea y que sin ser “homeless”, están a un paso de llegar a serlo.



Es curioso.


Cuando un negro es pobre, la sociedad le oprime, somos racistas, la culpa es nuestra, hay que ayudarlo, basta de desigualdades y ojalá el negro le corte el gaznate al blanco. En cambio, cuando un blanco es pobre, le llaman “white trash” y dicen que no puede ni encontrar un maldito trabajo, vive de ayudas, qué vergüenza... Hablemos ahora de “prensa racista”.

Mientras tanto, ignoramos deliberadamente un genocidio violento de decenas de miles de personas, simplemente porque su piel no es ni marrón, ni negra ni amarilla. Luego nos enternecemos cuando vemos a los negritos en el cayuco. Cuánta miseria humana, eso sí que nos la pone dura. Menuda civilización de tarados que hemos creado. ¿Usted se da cuenta de que está siendo un cínico y un hipócrita, y de que está practicando el orwelliano arte del doblepensar? En caso negativo, lea “1984”.

Lo que pasa es que claro, vemos un lavabo con una señal de “Whites Only” , escuchamos un violín y un par de comentarios del periodista de turno, se nos cae el monóculo en la copa de champán y de ahí en adelante perdemos los papeles. Señores, si quieren perder los papeles, me parece muy bien.

A este señor lo ataron al parachoques trasero de un coche y lo arrastraron kilómetros enteros 

(Atención: las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad).








Se omite una fotografía de un bebé blanco quemado y destrozado por el bien de la salud mental del lector.

Durante el Apartheid eran muchos menos. Y la malvada Seguridad Social (pagada en un 80 % por blancos) se aseguraba de que ningún ser de luz negrito pasase sin asistencia. La manipulación informativa con respecto a Sudáfrica es vergonzosa, repugnante y criminal (normal teniendo en cuenta qué clase de gente dirige las principales multinacionales mediáticas).


Vaya por Dios, pues parece que sí que en Sudáfrica todo es una cuestión racial. Porque se está genocidando a los granjeros blancos, es decir, a los que están dando de comer al país con el sudor de su frente. Luego los multiculturalistas se quejarán de hambruna e irán a llorar a la ONU. Estas cosas pasan en Sudáfrica TODOS los días, sin que ningún solidario bienpensante, “comprometido”, consternado se rasgue las vestiduras.


Sin embargo, sale una foto de un niñato blanco con un rifle y un niño negro muerto, que no sabemos si es verdad, si es montaje o si es una maniobra para distraer a la opinión pública del verdadero genocidio, y todos los solidarios de facultad poniendo el grito en el cielo. Tal actitud es repugnante. En serio, existen seres realmente ruines, mezquinos y estúpidos, capaces de mirar para otro lado en su doblepensar.

Ya basta de tanta hipocresía nedflandersista y políticamente correcta. Ya estamos hasta las narices de que nos hablen del supuesto sufrimiento de minorías oprimidas que viven de prestado, mientras las verdaderas minorías oprimidas están siendo violadas, robadas, asaltadas, torturadas y asesinadas a diario con la complicidad de la comunidad internacional, los medios de counicación y los orgasmos subvencionados de los izquierdos humanos.

Cuando llegaron los bóer a Sudáfrica, Sudáfrica estaba desierta, salvo por un grupo étnico, los khoisanes (bosquimanos), a los que los bóers permitieron vivir tranquilamente en el campo cazando lo que les saliese de las pelotas. Los boer se dedicaron sembrar la tierra con su sudor, levantando campos, pastos y pueblos. Si llevaban la Biblia, es problema suyo, ¿usted quién se cree que es para decirles qué libros leer?



Mucho después, llegaron los bantúes, zulúes, xhosa y similares. Esos sí que empezaron a matar a todo bicho viviente, incluso asesinaron a varios representantes bóer, invitándoles a negociar y luego pasándolos a cuchillo a traición. Los bóer les inflaron a hostias después de largas guerras, pero después de eso les dieron territorios para vivir a su bola.
Monumento de un Voortrekker ahuyentando y defendiéndose de atacantes zulúes. Berlín, 2006



Luego llegaron los británicos... o mejor dicho, la familia de los Oppenheimer. Estos querían los diamantes. Y los bóer decían hoyga, que esta tierra es mía, exprópiele usted el peluquín a la puta de su reina. Entonces los británicos invadieron. Y los bóer se echaron al monte con sus rifles Carl Gustav, en una guerra de guerrillas muy jodida. La cosa pintaba mal para el negocio porque los bóer eran muy cabezones, tenían las pelotas muy gordas y sus rifles eran muy precisos (preguntadle a cualquier dueño de un Carl Gustav), así que los ingleses decidieron coger a las familias de los guerrilleros y meterlas en campos de concentración , puede que los primeros de toda la historia. Así consiguieron doblegar a los bóer. El guión daría para una excelente película. O para varias. Y para series de TV, y novelas. Pero los que controlan Hollywood no son afrikaners, sino que se parecen más a los Oppenheimer.






No se pueden largar de allí si quieren. El problema es que pocos países les aceptan. En Europa se acepta a toda la basura de África. Se acepta enfermedades surrealistas, se acepta violadores, delincuentes, parásitos, asesinos, al-qaederos, fundamentalistas islámicos tarados. Pero no se acepta a un pueblo trabajador que se fue de Europa y prosperó en condiciones súper dicíciles.
















Para poder largarse de Sudáfrica, normalmente necesitan tener lazos con el Imperio, familiares en el extranjero o lo que sea. Los que han podido, se han ido a Australia, Canadá, Reino Unido. Los que no tienen tales lazos (bóers-afrikaners la mayoría) en su mayor parte se tienen que joder, Holanda no tiene ningún tratado con Sudáfrica al respecto. Si metiese la napia, se indispondría con los organizadores de la copa mundial del Waka-Waka, y eso no conviene. Además, qué cºjºnes, ésa es la puta tierra de los bóer. Ellos estaban allí antes que los negros, ellos son los que aun ahora están alimentando al país con su trabajo en las granjas, y manteniendo sus infraestructuras económicas en pie con su personal especializado.

Sólo los bosquimanos tienen derecho a hablar de echar a los boer, y me consta que la mayoría están demasiado ocupados cazando y viviendo sin molestar a nadie, y que la mayor parte odian a muerte a la casta xhosa del gobierno ANC. Además, los bóer nunca les trataron mal, incluso muchos bóer tienen sangre bosquimana y antepasados bosquimanos.

A Sudáfrica, la Comunidad Internacional la sometió a una campaña de sanciones y acoso mediático (¿a qué me suena?), para deshacerse de una potencia regional que estaba ayudando a vertebrar el continente africano y que iba a regular demasiado la explotación de sus recursos por parte de unos señores que no viven en África precisamente. ¿A qué me suena?

FUENTES


No hay comentarios:

Publicar un comentario