sábado, 12 de marzo de 2016

La Trata de Blancas: el Horror Judío a lo largo de la Historia.



INTRODUCCIÓN

Pasando por el comercio árabe (probablemente los judíos también hayan tenido que ver algo en esto) de esclavos (de Raza Eslava, y generalmente mujeres que eran prostituidas a los sultanes de la época), el comercio de esclavos africanos (MANEJADO POR JUDÍOS NO POR BLANCOS) en donde también se incluía prostitución forzada: generalmente el tráfico sexual ha sido una labor de mafias judías.

ANTECEDENTES

Zwi Migdal fue una red mundial de trata de personas que operó entre 1906 y 1930 con sede en la ciudad de Buenos Aires. Estaba conformada por delincuentes de origen judío/polaco que se especializaban en la prostitución forzada de mujeres.

La organización conseguía estas mujeres en aldeas del Este de Europa. Las comunidades judías estaban bajo el peligro constante de los pogromos, que las asolaban por esa época, además de las difíciles condiciones económicas; los integrantes de la mafia se presentaban como judíos que habían conseguido prosperar en América y que volvían a su tierra para buscar una mujer con quien casarse. Las condiciones objetivas de miseria y violencia hacían que las jóvenes y sus familias vieran en la oferta matrimonial una oportunidad que no podía ser rechazada.


En su apogeo, luego de la Primera Guerra Mundial, la organización tenía más de 400 miembros en la Argentina. Llegó a tener ganancias anuales por más de 50 millones de dólares. Su sede se encontraba en Buenos Aires, con sucursales en otras ciudades de la Argentina, Brasil, Nueva York, Varsovia, Sudáfrica, India y China.

La Zwi Migdal.


La prostitución de jovencitas judías traídas de Europa del Este se había iniciado desde la misma llegada de la inmigración judía a finales del siglo XIX: ya en 1885, para el mismo tiempo en que la Jewish Colonization Association lograba fundar las primeras colonias judías en Entre Ríos.

Para 1889, el «Club de los 40» reúne a un grupo de rufianes judíos para brindarse apoyo mutuo, intercambiar información y compartir estrategias para eludir a las autoridades: sería el embrión de la gran corporación de rufianes que culminaría en la Zwi Migdal. Esta organización de proxenetas judíos fue una de las tantas organizadas por rufianes de las distintas colectividades, además de los autóctonos; había organizaciones de tratantes de blancas constituidas por italianos, españoles, argentinos y de la poderosa mafia marsellesa.

Los rufianes reclutaban a niñas de 13 a 16 años de edad de las pequeñas aldeas o shtetl de Rusia y Polonia para emigrar a América con falsas promesas de trabajar como empleadas domésticas de ricas familias judías, e incluso con promesas de casamiento. Cansados de los pogromos y la miseria, los padres accedían a que sus hijas se fueran con los forasteros.

La escritora e investigadora Elsa Drucaroff disiente con la idea que las jovencitas eran traídas engañadas a la Argentina; muchas de ellas podían no saber sobre el destino que les deparaba el viaje, pero mucha otras sabían muy bien que ejercerían la prostitución en América, de hecho, gran número de ellas ya la ejercían en Europa: «En 1899 se podía decir, a un nivel de presuposición compartida, que ‘un viaje a Buenos Aires’ significaba ‘camino a la prostitución’».

foto de la época de los proxenetas judíos detrás de la organización

Durante el mismo viaje a América, las niñas eran violadas, golpeadas y encerradas en jaulas en donde pasaban hambre.

Según el periodista Gustavo Germán González, contemporáneo a aquellos hechos, las mujeres eran vendidas como en los antiguos mercados de esclavos de Roma o del Sur de los Estados Unidos:

...las mujeres, traídas a veces con falsas promesas de matrimonio, eran exhibidas desnudas y vendidas al mejor postor.

Las recién llegadas era «rematada al mejor postor». Estas subastas tenían lugar en el café Parissien, de avenida Alvear 3184. El lugar era propiedad de Salomón Mittelstein y Achiel Mostowsky, quienes posteriormente lo vendieron a Simón Brutkievich, Simón Kumchev y Mauricio Caro. Otro lugar en donde se «remataban» mujeres era el Hotel Palestina.

Propaganda del periódico nacionalsocialista Der Stürmer.

El primer arribo de jóvenes judías al Brasil fue en 1867. Ya en 1872 el gobierno del Imperio del Brasil extraditó a un grupo de proxenetas y prostitutas, pero las actividades criminales continuaron. Hacia 1913 había en Río de Janeiro 431 burdeles pertenecientes a la Zwi Migdal, concentrados en unas pocas calles del barrio del Mangue, una zona en donde la prostitución estaba legalizada.

Las prostitutas eran mayormente analfabetas, desposeídas y despreciadas por la mayoría de la comunidad, situación que las obligó a conformar una asociación de ayudas mutuas en 1906: la Chesed Shel Emes o Sociedad de Caridad Auténtica, formalmente registrada como Associação Beneficente Funerária e Religiosa Israelita - ABFRI - (Asociación de Beneficiencia Funeraria y Religiosa Israelita). Durante el apogeo de la Zwi Migdal, muchas ciudades brasileras tenían sus propias asociaciones Chesed Shel Emes, que hasta solían emplear rabinos para la asistencia espiritual de sus asociadas.


El fin de la organización llegó en 1929 cuando Ruchla Laja Liberman, una de las miles de inmigrantes polacas sometidas en los prostíbulos, denunció a la Zwi Migdal ante la justicia.

Ya en 1926, Perla Pezelorska, arrojó un papelito escrito en idish en el que pedía ayuda para que la liberaran de su cautiverio en un burdel del barrio de Once. Pezelorska logró ser rescatada.

Ruchla —o Raquel como era concocida en el burdel— era natural de Lodz y había llegado a la Argentina en 1918 con dos bebés. Era costurera y sabía leer y escribir. Aquí se encontró con que su primer marido, un sastre, había muerto y ella estaba en la miseria y tuvo que prostituirse. Permaneció en esta condición de esclavitud por 11 años.

El juez Manuel Rodríguez Ocampo se hizo cargo de al investigación de la denuncia y le ordenó al comisario Julio Alsogaray que llevó adelante las pesquizas que terminaron en el allanamiento de la sede central de la Zwi Migdal el 30 de mayo de 1930.

Muchos de los rufianes lograron escapar a Rosario y otros al exterior, donde fueron acogidos por sus hermanos judíos y les fue dado refugio.

El 27 de septiembre de 1930 se dictó el procesamiento de 108 de los socios de la Migdal, pero en enero de 1931 fueron liberados.

mujeres

EN LA ACTUALIDAD

Se cree que uno de los principales motores

de este tráfico de mujeres blancas al estado judío
sería la Mafia Rusa (mejor dicho judía).
Actualmente Israel es uno de los países con los mayores casos de tráfico sexual del mundo. Según fuentes del propio gobierno israelí (por lo que el número puede ser mayor) entre 3000 y 5000 mujeres blancas, generalmente de la ex Unión Soviética y Europa Oriental, son ingresadas ilegalmente a Israel para ser forzadas a la prostitución en un negocio millonario que deja unos mil millones de dólares anuales. Según el Parlamento israelí se les vende entre 1000 y 3000 dólares, sufren violencia física, psicológica sexual y toda clase de maltratos, actualmente hay unas 10.000 operando en unos 300 burdeles judíos. Los reportajes informan como las mujeres trabajan 18 horas diarias siete días a la semana, recibiendo constantes golpes en caso de hacer las cosas mal, con escasa comida y otros vejámenes. También se denuncia que las autoridades israelíes son deficientes (¿ó cómplices?) y los juicios contra los proxenetas tardan mucho y dejan a las mujeres en estado de indefensión. Aquí vemos la forma en que los judíos tratan a las mujeres blancas; secuestrándolas para violarlas y convertirlas en esclavas sexuales en su país. 


Los reportajes informan como las mujeres trabajan 18 horas diarias siete días a la semana, recibiendo constantes golpes en caso de hacer las cosas mal, con escasa comida y otros vejámenes. También se denuncia que las autoridades israelíes son cómplices y los juicios contra los proxenetas tardan mucho y dejan a las mujeres en estado de indefensión.

Según el libro del judío brasileño Marc Raizman escrito tanto en portugués como en yidish, Judería brasileña, una historia concisa, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX los judíos manejaban una red internacional de prostitución y administraban muchos burdeles. El proxenetismo era una de las muchas labores normalmente asociadas a los judíos al lado de la usura. Muchas mujeres judías ejercían también como prostitutas, pues lo más común era que los judíos enrolaran mujeres judías.

Llegamos a un período muy sórdido de la historia judía. A finales del siglo XIX y principios del XX, los judíos controlaban el comercio y la trata de blancas, que es una forma cordial de decir prostitución. Y lo hacían a nivel mundial, historiadores reputados aseguran que los judíos dirigían burdeles en Shangai, India, Turquía, Argentina, Brasil y Nueva York. 

Viniendo esta fuente de un autor judío no puede decirse que esté basada en antisemitismo. La prostitución y la trata de blancas siguen siendo una problemática grave en Israel.

Oy. ¿Es este el sueño sionista visionado por David Ben-Gurión? El Jerusalén Post reportar que la nueva industria creciente en Israel es la escolta de clase alta. No hablamos de esas infortunadas mujeres del viejo tachanah merkazit en Tel Aviv, no, hablamos de call girls que ganan $3.000 a la semana y sirven mayormente a hombres de negocios no israelíes.

Mientras Israel está dividido por tumultos políticos basados en lo religioso, algo en lo que la mayoría de hombres de todo el espectro religioso está de acuerdo es, bueno, botín. 

Aparentemente el cliente base incluye a cualquier desde los más seculares hasta los más profundos jaredíes. El Jerusalem Post cita un 20% de incremento de publicidad en estos servicios, y la apertura de 12 oficinas especializas en acompañantes, todo el año pasado.

Por cualquier razón válida, la mayoría de las mujeres involucradas son extranjeras. Consecuentemente mujeres nativas israelíes como Shrily cobran un precio Premium. 

Publicidad de prostituta israelí "Shirly".



La propia Wikipedia (la enciclopedia oficial según el Sistema) confirma todo esto:https://es.wikipedia.org/ 

No olvidemos que la Mafia Rusa [1] está compuesta en gran parte por judíos y muchos de estos mafiosos tienen relación con los altos cargos del gobierno de Putin (antiblanco declarado).

[1] Como mafia rusa se conoce a las organizaciones y redes criminales operadas por rusos tanto en la propia Rusia como en otros países. Tanto el Dr. David Duke como el Dr. William Luther Pierce coinciden que el término es un eufemismo para referirse a la mafia judía, siendo que la mayoría de sus miembros y todos sus líderes son judíos de la ex Unión Soviética o israelíes. Incluso la fuente de propaganda sionista, Wikipedia, dice en su artículo sobre la mafia rusa:

El término Mafia rusa es considerado ofensivo para muchos rusos, ya que un gran porcentaje de los denominados "rusos" (algunas estimaciones dicen que podría ser aproximadamente un 90%), especialmente en Estados Unidos, dicen ser judíos, y debido al fuerte anti-semitismo sentido en partes de Rusia, muchos piensan que los judíos no son realmente rusos. La predominancia de bandas judías puede ser explicada por el hecho que gran parte de los inmigrantes de la Unión Soviética eran judíos. Sin embargo, debe notarse que muchos mafiosos rusos proclaman ascendencia judía para conseguir el pasaporte israelí, ya que las actividades de la mafia rusa están particularmente concentradas allí. En 1998 se estimaba que la mafia rusa había contribuido con 4 billones de dólares en la economía israelí. Las repúblicas de Ucrania, Estonia, Lituania, Bielorrusia y Moldavia tienen sus propias mafias. También hay un gran número de individuos pertenecientes a grupos étnicos del Cáucaso, tales como chechenios, georgianos, armenios, azerbaiyanos y otros. Así, la llamada "Mafia Rusa" no aparece más como "rusa" en su totalidad, el término "soviético" o "Mafias del Este" son términos que describen mejor la situación.

Algunos de los principales delitos en los que se involucran son la prostitución y la trata de blancas (que es un problema endémico de Israel e importado de la ex URSS), extorción, sicariato y tráfico de drogas y órganos.



Semion Mogilevich, un judío líder de la mafia "rusa" y considerado uno de los hombres más peligrosos del mundo actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario