miércoles, 18 de noviembre de 2015

El Fascismo, enemigo de la Masonería.



Propaganda anti-masónica serbia, curiosamente no se editarían más luego de la Segunda Guerra Mundial.



INTRODUCCIÓN

A lo largo de su historia, la Masonería ha sido combatida ferozmente por parte de gobiernos fascistas. Este combate ha ido desde la simple prohibición de reunirse, pasando por las penas de prisión y llegando hasta la pena de muerte.

Europa ha sido en la principal zona geográfica donde tuvo lugar la represión contra la Masonería. La Masonería es acusada de ser afín al marxismo y al capitalismo burgués.


Panfleto publicado por Der Stumer, abril de 1936: ''Naciones abran sus ojos''.



REPRESIÓN EN ALEMANIA

Antes de la llegada del nacionalsocialismo, la masonería alemana era la segunda más importante del mundo tanto en número de logias como en número de masones. En los años 30 existían 10 Grandes Logias que consistían de 690 logias y alrederdor de 70.000 masones.

En 1937 el Tercer Reich declara a la Masonería enemiga del Estado, los archivos y la propiedad de la masonería fueron confiscados. Muchos masones fueron enviados a los campos para prisioneros peligrosos.

Los registros preservados por el Reichssicherheitshauptamt muestran la persecución que sufrieron los masones. A pesar que no se sabe con certeza el número exacto, se estima que entre 80.000 y 200.000 masones fueron perseguidos en la Europa con influencias nacionalsocialistas.

En Mein Kampf, Adolf Hitler escribe que la masonería ha sucumbido a los judíos y se ha convertido en un excelente instrumento para combatir por sus intereses y para usar sus hilos para tirar del nivel superior de la sociedad en pro de sus designios. Y agrega: "La parálisis general del instinto de auto-preservación nacional de la sociedad empezó por causa de la masonería".

La masonería fue prohibida en todas las naciones aliadas con el Tercer Reich o bajo su control; incluidas Japón, Noruega y Francia.




REPRESIÓN EN ARGENTINA


Durante el breve periodo del régimen fascista del nacionalista el Tte. Gral. José Félix Uriburu (1930-32) quien derrocó al masón Hipólito Yrigoyen. la masonería fue reprimida de por el régimen popular, llegando así hasta destruir monumentos masónicos tanto en lugares públicos como en estatales.

En el Patio de las Palmeras, dentro de la Casa Rosada el líder argentino ordenó borrar unas pinturas que estaban dibujadas en la pared de dicho lugar, por contener simbología masónica.

El Gral. Uriburu veía y clasificaba a la masonería como una organización apátrida y ala del sionismo internacional. No se sabe de prohibiciones a las logías en dicho régimen, ya que el periodo de gobierno del Gral. Uriburu fue muy breve a causa de una enfermedad que padecía, y le fue agravando. Pero aún así hasta el día de hoy a dejado muchas dudas. y sin duda, fue el Presidente argentino de carácter más antimasonico conocido.

Panfletos antisemitas y antimasónicos de la revista ''Clarinada'', propia de la época.


REPRESIÓN EN AUSTRIA

Entre 1934 y 1936 fueron cerradas varias de las más prominentes logias de Austria.

El 12 de marzo de 1938 la Gestapo tomo posesión de la Gran Logia de Viena, los archivos de la Gran Logia desaparecieron.

REPRESIÓN EN HOLANDA

Las fuerzas nacionalsocialistas del Tercer Reich tras la entrada alemana a Holanda, asaltaron el edificio de la Gran Logia Hague en Mayo 1940 impidiendo el acceso al edificio. En septiembre de 1940 todas las posesiones de la orden fueron confiscadas.


El entonces Gran Maestre, Herman Van Tongeren fue arrestado en octubre de 1940.

REPRESIÓN EN BÉLGICA

El 24 de agosto de 1940 comenzaron las confiscaciones de material masónico por parte del ejército de Alemania. Las lógias masónicas fueron de las primeras instituciones de Bélgica en ser sistemáticamente asaltadas; primero por las Sicherheitsdients (Servicio de Seguridad), seguido de cerca por las Einsatzst Reichsleiter Rosenberg.

REPRESIÓN EN FRANCIA

Durante la ocupación de Francia por el ejército de Alemania tuvieron lugar la confiscación por parte del gobierno de Vichy de la documentación masónica de las distintas logias, los cuales fueron almacenados en el Castillo de Silesia..

REPRESIÓN EN BULGARIA

El 23 de enero de 1941 el Parlamento de Bulgaria bajo la influencia de las Potencias del Eje emitió la Ley de la defensa de la Nación que prohibía la existencia de Logias masónicas en el territorio de Bulgaria.



Como ven la actuación de Hitler fue desastrosa para los judío-masones, pues entre 1933 y 1943 fueron suprimidas todas las logias masónicas, todos los consejos y todas las demás organizaciones o sociedades de los países europeos, excepto en Suiza y Suecia. Lo mismo había hecho Franco con la masonería de España, y otro tanto Oliveira Salazar con la de Portugal, y Mussolini con la de Italia.

REPRESIÓN EN ITALIA





Benito Mussolini decretó en 1924 que los miembros del Partido Nacional Fascista que fueran masones debían abandonar una u otra organización.

En 1925 Musolinni disolvió la masonería en Italia. Cientos de destacados masones compartieron el exilio en Lipari.

Los fascistas italianos lograron salvar su nación del Supremacismo Judío, el Marxismo y la Masonería.




REPRESIÓN EN PORTUGAL





El 28 de mayo de 1926 António de Oliveira Salazar asumió el poder en Portugal, dando fin a la democracia instaurada en 1910.

El 16 de abril de 1929 la Guardia Republicana Nacional y la Policía asaltaron y capturaron las oficinas del Grande Oriente Gremio Lusitano, deteniendo a todos los masones presentes. Se confiscaron todos los documentos encontrados.

El 21 de marzo de 1935 la masonería fue prohibida en todo Portugal por medio de la ley 1901 que disolvía el Grande Oriente Gremio Lusitano y la ley 1950 que transfería todos los archivos y propiedades de la masonería a la Legión Portuguesa.

Muchas insignias y documentos del Gremio Lusitano fueron depositados en el PVDE (Policía Secreta).

La masonería no retornó a la normalidad en Portugal hasta 1974 con la llegada de la democracia y que permitió nuevamente funcionar a esta sociedad secreta, instrumento del judaísmo.
Después de la victoria judío-masónico-comunista, la judío-masonería ha sido reorganizada en Europa y con la ayuda de Estados Unidos y la de Inglaterra ha conseguido el control político casi absoluto en todos los países, excepto España y Portugal. Ese control permite a los judíos empujar al viejo continente a la catástrofe final, manteniendo a casi todos los países cristianos en un estado permanente de confusión política y debilidad interior, para que sean fácilmente conquistados por los soviéticos cuando se decida el golpe final contra el mundo libre.



En los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial, la actividad demoledora de la judío-masonería en todo el mundo libre, ha llegado a amenazar la paz interior de cada país. En Sudáfrica el judaísmo masónico trabaja por intermedio del llamado "United Party" (Partido Unido, dirigido por el judío Jaodbus Gedeón Ncl Straus), que utiliza el conocido método judaico de levantar a los pueblos de color contra los blancos. El régimen nacionalista del doctor Malan es calificado por las agencias noticiosas judeomasónicas de todo el mundo como "régimen de dictadura" y el doctor Malan de "racista" y "nazi". El espíritu cristiano de la población blanca de ese país impide a los judío-masones obtener el poder por medio de elecciones y toda la propaganda que se hace en favor del derecho de voto de los negros tiene el fin de utilizar a esa masa de votantes de color para obtener el control del gobierno "legalmente".

Daniel Malan.



La actuación inicial del general Perón, especialmente la de Eva Perón en Argentina, paralizó a los judíos masones y a sus hermanos comunistas. El régimen justicialista de Perón consigue sacar al pueblo argentino, por un tiempo, de las garras judías que disponían tanto del gobierno como de la vida económica del país. Después de haber perdido la lucha política en Argentina por medios legales, los judíos masones recurrieron a la infiltración en el gobierno peronista, para destruir al régimen desde el interior. Mientras la judería no había conseguido esa infiltración, toda la prensa judío-masónica del mundo atacaba a Perón y especialmente a Eva Perón, calificando su régimen como "dictadura". Muerta Eva Perón y conseguida la infiltración, la judío-masonería cambió de táctica y Perón fue tratado con cierta suavidad. El objetivo perseguido era provocar un conflicto interior empujando al régimen a una política extremista, bajo el pretexto de que ella estaba acorde con las necesidades del pueblo. Así llegaron los judío-masones a poner en conflicto al régimen peronista con la Iglesia Católica. El papel principal en esa sucia jugada fue desempeñado por el judío Eduardo Vuletich, comunista ex miembro de las brigadas internacionales en la guerra de España, que había llegado a jefe de la Confederación General Argentina de Trabajo, secundado por el judío Abraham Krislavin, subsecretario del Interior,"consejero" de Ángel Borlenghi, titular de ese ministerio. Bajo el "camuflaje" de "proposiciones justas" necesarias al bienestar del Estado, la banda judío-masónica de Vuletich consiguió que aceptara el régimen peronista, en un intervalo de siete meses entre 1954 y 1955, casi todo el programa secreto de la masonería, dirigido contra la Iglesia y las instituciones cristianas, especialmente católicas, para destrozar la influencia de la Iglesia en la vida particular de los cristianos.





FUENTES

No hay comentarios:

Publicar un comentario