viernes, 27 de noviembre de 2015

El Lobby Sionista en Estados Unidos

''Nosotros, el pueblo judío, controlamos America y los americanos o saben''

- Ariel Sharon, 3 de octubre de 2001.

''Los Estados Unidos no tendrán más un gobierno de gentiles (ganado) sino una administración en la que los judíos serán participes en la toma de decisiones en todos los niveles.''

- Maariv, diario israelí; ''Los Judíos que controlan la corte de Clinton'' 2 de septiembre de 1994.

INTRODUCCIÓN



Los intereses nacionales de los Estados Unidos deberían ser el primer objetivo de la política exterior estadounidense. Durante las últimas décadas, sin embargo, y especialmente desde la Guerra de los Seis días en 1967, el asunto principal de la política estadounidense en Oriente Medio ha sido su relación con Israel. La combinación de apoyo inquebrantable de los EEUU a Israel y el consiguiente esfuerzo para extender la democracia por toda la región ha inflamado a la opinión pública árabe e islámica y ha puesto en peligro la seguridad de los EE. UU. La situación no tiene parangón en la política americana. ¿Por qué los EEUU están dispuestos a dejar de lado su propia seguridad anteponiendo los intereses de otro estado? Podríamos suponer que el vínculo entre los dos países se basa en intereses estratégicos comunes o en imperativos morales muy convincentes. Como veremos más adelante, sin embargo, ninguna de esas dos explicaciones justifica la importante cantidad de material y apoyo diplomático que los EEUU proporcionan a Israel.

El Capitolio de los Estados Unidos: ''Territorio ocupado''.




En lugar de eso, el empuje de la política estadounidense en la región se debe casi totalmente a la política interna de los EEUU, especialmente a las actividades del "Lobby israelí". Otros grupos con intereses particulares han conseguido desviar la política exterior estadounidense en direcciones que les favorecían, pero ningún lobby ha conseguido desviarla hasta el punto de que el interés nacional norteamericano está siendo descuidado mientras se intenta, simultáneamente, convencer al pueblo estadounidense de que los intereses de los EEUU e Israel son esencialmente idénticos. Más adelante describiremos cómo el Lobby ha conseguido esta hazaña y cómo sus actividades han dado forma a las acciones estadounidenses en esta zona tan crítica. Dada la importancia estratégica de Oriente Medio y su potencial impacto en otras zonas, tanto los norteamericanos como los que no lo son deben entender y abordar la influencia del Lobby en la política estadounidense.


Algunos lectores encontrarán este análisis preocupante, pero los hechos aquí mencionados no se ven discutidos seriamente por los expertos. Nuestro informe se basa sobre todo en el trabajo de expertos israelíes y periodistas que merecen mucha credibilidad por echar luz sobre estos temas. También nos basamos en pruebas aportadas por organizaciones para los derechos humanos muy respetadas, internacionales e israelíes. Del mismo modo que nuestras afirmaciones sobre el impacto del Lobby se basan en testimonios de miembros del propio Lobby y también de políticos que han trabajado con ellos. Los lectores pueden rechazar nuestras conclusiones, por supuesto, pero las pruebas en las que se basan no admiten polémica.

AIPAC (American Israel Public Affairs Comittee)



El Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC) es el lobby judío en los Estados Unidos. Su misión consiste, básicamente, en garantizar que todos los altos cargos estén ocupados por gente afín, y eliminar toda forma de oposición a los intereses judíos. Cuenta con más de 100.000 miembros, entre ellos Bush (padre e hijo), Bill Clinton, Hillary Clinton, Barack Obama, John Kerry, John McCain, etc. Tiene un presupuesto anual que supera los 200.000.000 $.


AIPAC es tan sola una de las miles de organizaciones sionistas presentes en todo el globo que responden a los intereses del estado de Israel.

Otras organizaciones judías importantes son la B'nai B'rith, la Liga anti-Difamación (ADL) y el Congreso Judío Mundial (WJC).


B'NAI B'RITH (''HIJOS DEL PACTO'').

B'nai B'rith, o ''Hijos del Pacto'', es una organización exclusiva para judíos. Se creó a partir del Rito Escocés de la Masonería, y sirve a los Rothschild como frente encubierto de inteligencia.

Fue fundada en Nueva York por Henry Jones y otras once personas el 13 de octubre de 1843. También es una organización no gubernamental.


Tiene su sede central en Washington (1640 Rhode Island Avenue, NW), justo al lado de la Casa Blanca, proximidad que no es solamente física. Actualmente cuenta con algo más de 600.000 afiliados distribuídos por 47 países del globo, y en su cúspide se aglutina lo más selecto de la oligarquía judía mundial.


Al igual que la masonería regular, la B'naï B'rith se presenta como una organización filosófica y filantrópica dedicada a la consecución de los consabidos enunciados humanistas, y también al igual que la primera su labor fundamental se desarrolla en el campo de la influencia política y social. El hecho de que esta logia haya sido desde su creación el más eficiente puntal del movimiento sionista constituye una buena muestra de esa actividad.

Angela Merkel (Rebbekah Kasner Jentsch) con representantes europeos de la B'nai B'rith.



La B'naï B'rith International cuenta con varias sociedades filiales, así como con una pléyade de organizaciones afines que se mueven en su órbita. Entre las primeras figuran las sociedades:

-The Career and Counseling Services,

- The Klutznick Museum, responsable del mantenimiento de los archivos de la logia,

- The Hillels Foundations, dirigida a los medios estudiantiles,

- The B'naï B'rith Youth Organization, enfocada al campo cultural,

- The B'naï B'rith Women, que agrupa a las mujeres afiliadas a la Orden, y

- The Anti-Defamation League Jewish o Liga Antidifamatoria Judía, cuyo cometido oficial es la lucha contra el antisemitismo, aunque el real sea la lucha contra elantisionismo, lo que es algo muy distinto, y la censura contra movimientos nacionalistas de todo tipo.

La pertenencia a la logia B'naï B'rith no excluye el que sus miembros militen simultáneamente en otras logias masónicas, cosa frecuente por lo demás. De hecho, son numerosos los casos de miembros de dicha logia que han ostentado el grado de Gran Maestre en otras logias americanas o europeas adscritas al rito escocés. Sin embargo, la doble militancia en sentido contrario no es posible. Bien puede decirse por tanto que la logia B'naï B'rith constituye una Orden específica dentro de la masonería regular.

Algo parecido podría afirmarse en lo concerniente a los diversos organismos plutocrático-oligárquicos descritos a lo largo de estas páginas, y en el seno de los cuales los jerarcas de la B'naï B'rith forman un grupo particular. 

De tal modo que la influencia de la oligarquía judía en la vida pública no se articula exclusivamente a través de las estructuras específicas de dicha logia, sino también por medio de otros organismos que, como el CFR, cuentan entre sus filas con numerosos miembros adscritos a la misma. Son las pequeñas ventajas que proporciona el hecho de estar en varios sitios a la vez.

La logia B'naï B'rith constituye el núcleo central de una vasta red de sociedades afines que se mueven en su órbita y que confluyen en ella. Entre las más relevantes figuran: el American Jewish Committee, el American Jewish Congress y la Conference of Presidents of Mayor American Jewish, que agrupa, a su vez, a unas cuarenta asociaciones judío-americanas. Mención aparte merecen el Congreso Mundial Judío y el American Israel Public Affairs Committee, sin duda las más poderosos e influyentes sociedades de toda esa red.

B'nai B'rith, Certificado de membresía, 1876.


LA ADL (LIGA ANTI DIFAMACIÓN).

















''Para saber quién te gobierna, sencillamente averigua quiénes no estás autorizado a criticar.'' - Voltaire

En 1913 la logia masónica B'nai B'rith (Orden Independiente de los Hijos de la Alianza) establece la Liga Antidifamación (ADL) de los Estados Unidos. Esta organización se formó para difamar a alguien que cuestione o impugne a los Rothschild o a los judíos como ''antisemita'', el fin es defender la imagen del judaísmo y el sionismo de los ataques que recibirían en el futuro. Su objetivo según sus propias palabras es "mediante apelación a la razón y la conciencia y si es necesario a la ley, detener la difamación del judío". 

CARACTERÍSTICAS

El mecanismo más utilizado por la Liga Antidifamación es acusar de antisemitas a todas las personas que les atacan, pero esto es falso, ya que hay muchas personas semitas en el mundo que son antisionistas.

La liga tiene un presupuesto de $40 millones de dólares, tiene 29 oficinas en los Estados Unidos y tres oficinas en el resto del mundo. Sus oficinas centrales están ubicadas en Nueva York.


EL CONGRESO JUDÍO MUNDIAL







El Congreso Mundial Judío es una de las mayores organizaciones judías del mundo. Su sede central se encuentra en Nueva York, Estados Unidos (la ciudad con mayor cantidad de judíos fuera de Israel), pero su centro de investigación se ubica en Jerusalén, Israel. Cuenta con oficinas en Buenos Aires, Argentina (el tercer país con mayor cantidad de judíos tras Israel y EE.UU.); Ginebra, Suiza; París,Francia; y Miami, Estados Unidos.


Solamente en Estados Unidos su red organizativa aglutina a treinta y dos organizaciones anexas y publica siete diarios. Esta entidad está presidida actualmente por Ronald S. Lauder.


Tiene representantes de comunidades judías de más de ochenta países y cinco ramas regionales: el Congreso Judío Estadounidense, el Congreso Judío de América Latina, el Congreso Judío Europeo, el Congreso Judío Euroasiático y el Congreso Judío de Israel.


Entre sus ramas se encuentra la Organización Mundial de Restitución Judía que busca recuperar los bienes materiales robados a judíos y es miembro de varias organizaciones ecuménicas. Ha protagonizado varios escándalos de corrupción, disputas internas, malversación de fondos y racismo anti-árabe.


Se suscitó una polémica cuando Stephen E. Herbits, secretario general del Congreso Mundial Judío escribió comentarios racistas contra los árabes en un memo, el cual fue condenado por Shai Hermesh, presidente del Congreso Judío de Israel y miembro del partido Kadima aduciendo que dichos comentarios ponían en peligro los esfuerzos de paz entre judíos y árabes.


EL COMITÉ JUDÍO ESTADOUNIDENSE




El Comité Judío Estadounidense o Comité Judío Americano (nombre original: American Jewish Committee), también conocido por sus iniciales, AJC, fue fundado en 1906 con el objetivo de reunir a todos los sectores de judíos de EE. UU. para defender los derechos de los judíos en todo el mundo. Es una de las organizaciones de defensa de judíos más antiguas de Estados Unidos.

Al igual que el Comité Judío Estadounidense, otra institución importante en la vida judía en Estados Unidos es el Congreso Judío Estadounidense(American Jewish Congress). A menudo se nombra con las iniciales AJC. Para facilitar la diferenciación, se las conoce como AJCommittee o el AJCongress.

John Kerry, actual secretario de Estado de los Estados Unidos, en el Foro Global del AJC, 2013.


El Comité Judío Estadounidense criticó la película dirigida por Mel Gibson "La Pasión de Cristo" quienes la consideraban antisemita.

EL CONGRESO JUDÍO AMERICANO



El Congreso Judío Estadounidense o Congreso Judío Americano‎ (nombre original: American Jewish Congress) se describe a sí mismo como una asociación de judíos estadounidenses organiados para defender intereses judíos en su país y en el extranjero a través de la promoción de políticas públicas, utilizando la diplomacia, la legislación y los tribunales.

Al igual que el Congreso Judío Estadounidense, otra institución importante en la vida judía en EE. UU. es el Comité Judío Estadounidense (American Jewish Committee). A menudo se conoce por las iniciales AJC. Para facilitar la diferenciación, se suelen nombrar AJCongress y AJCommittee.

Mauricio Macri, presidente de Argentina, y su esposa junto a Hillary Clinton en el American Jewish Congress.


Entre otros organismos e instituciones que sirven al lobby judío internacional se encuentran el Consejo de Relaciones Exteriores (Council on Foreign Relations - CFR), la Comisión Trilateral y el Club Bilderberg. Cabe destacar que entre las personas que utiliza el lobby sionista para conseguir sus fines no todos ellos son judíos. La razón de ello puede hallarse en el hecho de que el lobby judío prefiere servirse muchas veces de personas no judías para operar más eficientemente en las sombras. Un ejemplo claro de esto son la casi totalidad de los presidentes de Estados Unidos en las últimas seis décadas. Todos ellos salieron de las entrañas del Consejo de Relaciones Exteriores y en su mayoría, también, han estado ligados a la Comisión Trilateral y el Bilderberg Group, columnas vertebrales del poder sionista capitalista transnacional.

COUNCIL ON FOREIGN RELATIONS

El Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) conforma una poderosa organización centralizadora del capitalismo trasnacional a nivel planetario, de muy bajo perfil público, y de alta efectividad, integrada por unos 3.600 miembros del más alto nivel, prestigio e influencia en sus respectivas disciplinas y ámbitos de poder, tanto en Estados Unidos como en Europa.


Integra en su seno una red vertebradora del capitalismo sionista trasnacionalizado expresado en el dominio abrumador de un reducido número de empresas transnacionales de dimensiones gigantescas, mayores que Estados, sobre la producción, el comercio y las finanzas mundiales.

La concentración del capital mundial en estos mega-grupos o mega-compañías, en una proporción aplastante, que implica modificaciones de todo tipo, en la economía, en la sociedad, en la vida política, en la cultura, etc., es seguramente el aspecto más definitorio de la globalización impuesta por el poder mundial del capitalismo imperial sionista.

Este capitalismo transnacional "sin fronteras" asentado en dos pilares fundamentales: la especulación financiera informatizada (con asiento territorial en Wall Street) y la tecnología militar-industrial de última generación (cuya expresión máxima de desarrollo se concentra en el Complejo Militar Industrial de Estados Unidos) se expresa totalizadamente en la estructura funcional del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR)

Objetivos del Lobby Sionista

El objetivo central expansivo de este capitalismo sionista trasnacionalizado es el control y el dominio de recursos naturales y sistemas económico - productivos, que sus defensores y teóricos llaman "políticas de mercado".

El capitalismo transnacional, a escala global, es el dueño de los Estados y sus recursos y sistemas económico- productivos, no solamente del mundo dependiente, sino también de los países capitalistas centrales.

Por lo tanto los gobiernos dependientes y centrales son gerencias de enclave ( por izquierda o derecha) que con variantes discursivas ejecutan el mismo programa económico y las mismas líneas estratégicas de control político y social.

El lobby judío de Washington (por izquierda o por derecha) planifica todo el nivel de las operaciones del capitalismo trasnacional, pero el diseño de la estrategia está en la cabeza de los grandes charmans y ejecutivos que se sientan en el cónclave del Consenso de Washington, instancia ejecutiva del "poder real".


Operadores del Lobby Sionista

Bush y sus halcones militaristas, como lo fueron Clinton y su troupe bancaria, son operadores circunstanciales de las necesidades estratégicas de este capitalismo sionista trasnacionalizado que, más allá de sus falsas competencias internas entre "halcones" y "moderados", entre lobby de "derecha" y lobby de "izquierda", funciona en una interacción económica - científica - tecnológica - militar totalizada.

Clinton, Rubin, y el Consenso de Washington lanzaron (en la década de los 90) la "burbuja financiera" de libre mercado y capitalismo sin fronteras, con el "sistema democrático" estandarizado como estrategia de dominio en todo el planeta, principalmente en el patio trasero ''latino''-americano.

Pero también (utilizando la cara "militarista" del Imperio) la administración demócrata de Clinton lanzó la invasión militar a Yugoslavia con el objetivo de expandir el capitalismo hacia los ex países comunistas de Europa del Este.
Organizaciones del Lobby Judío

El Council on Foreign Relations, como ya se dijo, conforma la red vertebradora central de este capitalismo trasnacionalizado y "sin fronteras".

Sus redes se expresan a través de una multiplicidad de organizaciones dedicadas a promover el actual modelo global, entre las que se cuentan principalmente:

The Hudson Institute, The RAND Corporation, The Brookings Institution, The Trilateral Commission, The World Economic Forum, Aspen Institute, American Enterprise Institute, Deutsche Gesellschaft für Auswärtigen Politik, Bilderberg Group, Cato Institute, Tavestock Institute, y el Carnegie Endowment for International Peace, entre otros.

Todos estos think tanks o "bancos de cerebros", reúnen a los mejores tecnócratas, científicos y estudiosos en sus respectivos campos, egresados de los las universidades de Estados Unidos, Europa y de todo el resto del mundo.

Funcionamiento Estratégico

Su función táctica y estratégica consiste en identificar amenazas y oportunidades del entorno mundial, evaluar las fuerzas y debilidades de los intereses agrupados dentro del CFR, y realizar amplios planes estratégicos, tácticos y operativos en todos los ámbitos donde opera la estructura del capitalismo trasnacional.

El CFR nuclea a los más altos directivos de instituciones financieras, colosos industriales y medios de comunicación social, a investigadores y académicos, a oficiales militares de máxima jerarquía, y a políticos, funcionarios públicos y decanos de universidades, facultades y centros de estudios.

Los distintos niveles operativos del sionismo capitalista trasnacional, desde tecnócratas, ejecutivos y grandes "charman" del Consenso de Washington (expresión máxima del poder capitalista real) con asiento en Nueva York, están contenidos y expresadosen el Consejo de Relaciones Exteriores]].

Son miembros del CFR una parte mayoritaria de los presidentes, gerentes y accionistas de las empresas Fortune 500 que en su conjunto manejan casi el 80% de la economía estadounidense, emplean a más de 25 millones de personas, y tienen un valor de mercado que equivale a dos veces y media el PBI de los Estados Unidos.

Las "Fortune 500" son las 500 mayores empresas de los Estados Unidos de acuerdo al ranking que anualmente publica la revista "Fortune".
Control de los mass-media

Desde su fundación, en 1945, el CFR tuvo como vocero a la publicación internacional más prestigiosa e influyente en materia de análisis geopolítico: Foreign Affairs. Los expertos sostienen que "lo que hoy se publica en "Foreign Affairs" se transforma mañana en la política exterior oficial de los Estados Unidos".

En el CFR se concentra todo el poder mediático del lobby judío sionista (por derecha y por izquierda): CNN, CBS, NBC, The New York Times, The Daily Telegraph, Le Figaró, The Economist, The Wall Street Journal, Le Monde, The Washington Post, Time, Newsweek, US News & World Report, Business Week, RTVE, etc, todos en manos de redes empresariales que integran el CFR.

En términos operativos el CFR conforma un poderoso centro de análisis y planeamiento geopolítico y estratégico del capitalismo imperial sionista en sus fase trasnacionalizada y globalizada.

También son miembros integrantes del CFR las grandes universidades y facultades como Harvard, MIT Massachussets Institute of Technology, Columbia, Johns Hopkins, Princeton, Yale, Stanford, yChicago, entre otras, desde donde egresan la mayoría de los profesionales que cubren los 150 puestos clave de la administración estadounidense, incluyendo los cargos más relevantes en sus fuerzas armadas.

Miembros del CFR

Como ejemplo del poder "totalizador" del CFR, se puede citar algunos miembros destacados del mismo como David Rockefeller, Henry Kissinger, Bill Clinton, Zbigniew Brzezinski, George W. Bush, la ex-secretaria de estado Madeleine Albright, el especulador sionista George Soros, el juez de la corte suprema Stephen Breyer, Laurence A. Tisch (presidente de la cadena Lowes/CBS), el ex secretario de Estado Colin Powell, Jack Welsh (presidente de General Electric Company), W. Thomas Johnson (presidente de CNN y hoy director de Aol/Time-Warner), Katherine Graham (fallecida presidenta del grupo Washington Post / Newsweek / International Herald Tribune), Richard Cheney (vicepresidente de EE. UU., ex-secretario de defensa de George Bush (padre), y ex-presidente de la petrolera Halliburton), Samuel "Sandy" Berger (ex asesor del presidente Clinton en seguridad nacional), John M. Deutch (ex-director de la CIA del presidente Clinton), Alan Greenspan (ex presidente del Banco de la Reserva Federal), Stanley Fischer (ex-director gerente del Fondo Monetario Internacional y actual director del CitiGroup), Anne Krueger (ex vicedirectora del FMI), James D. Wolfensohn (ex presidente del Banco Mundial), Paul Volcker (presidente del CS First Boston Bank y ex-gobernador de la Reserva Federal), John Reed (director y ex-presidente de CitiGroup); los economistas Jeffrey Sachs, Lester Thurow, Martin Feldman y Richard N. Cooper, el ex-secretario del Tesoro, ex-presidente de Goldman Sachs y actual co-Chairman de CitiGroup, Robert E. Rubin, el presidente de IBM, Louis V. Gerstner, el diputado republicano, Newt Gingrich, y la asesora del presidente Bush en seguridad nacional, Condoleeza Rice, el representante comercial de Bush Robert Zoellick, Elliot Abrams, William Perry, Mark Falcoff, Paul Wolfowitz (cerebro del lobby judío "de derecha" y actual presidente del Banco Mundial) , Richard N. Perle, y Richard Armitage, entre muchos otros.

Henry Kissinger y George Bush (Hijo).


CONCLUSIÓN


Podríamos pasar horas hablando sobre la enorme sobrerrepresentación de judíos en la Política de Estados Unidos y la cantidad organizaciones sionistas que tienen un fuerte peso en las decisiones del gigante de Washington D.C., pero creo que con esto es suficiente.

FUENTES

EEUU, ¿Colonia del Imperio Británico Rothschild administrada por Judíos?

https://youtu.be/LNgxh1DOMng

B'nai B'rith

http://es.metapedia.org/wiki/B'nai_B'rith

Liga Antidifamación

No hay comentarios:

Publicar un comentario