martes, 10 de noviembre de 2015

Desenmascarando al agente sionista Fidel Castro

(Fidel Castro; nacido de una madre judía venida de Turquía, apellidada Ruth)


INTRODUCCIÓN

Circunstancias como los meros ciento ochenta kilómetros de distancia entre Cuba y Miami, demuestran como Castro fue siempre hombre de Washington en un rol funcional para tener un falso contradictor que justificase tanto la subversión como la posterior formación de la “Escuela de las Américas” para dominar la región como efectivamente acaeció en todo el continente en una falsa dicotomía dialéctica. Por casi cuarenta años, se justificó la soberanía cubana con la “excusa de los misiles”, pero este pretexto desde hace ya casi tres décadas no tiene razón ni sustento de credibilidad alguna...


Castro pidiendo un Nuevo Orden Mundial.





¿Por qué, a fines de la década del ’50, el gobierno americano propició la caída violenta de Batista, retirándole todo apoyo diplomático y militar, rechazando categóricamente cualquier gestión nacional que contemplara soluciones pacíficas y políticas a la crisisnacional? ¿Por qué el gobierno americano desconoció las recomendaciones de su propio embajador en La Habana, tácitamente facilitando que Fidel Castro y sus secuaces se apoderaran fácilmente del poder en Cuba?

¿Por qué cuando Castro recrudeció la violencia, persecución, crímenes y despojo, no se 



ofreció ayuda masiva a los primeros grupos de resistencia ciudadana que surgieron en 



la isla a finales de 1959 y principios de 1960? 

¿Por qué la absurda invasión a Bahía de Cochinos y la falta de apoyo de las fuerzas 

armadas americanas? 



¿Por qué dejar que Castro se saliera con la suya en la crisis de los cohetes (octubre de 
1962) cuando retó por igual a los gobiernos, americano y soviético, poniendo en peligro 

la paz mundial? 


¿Por qué involucrarse militarmente en Vietnam para enfrentar la amenaza roja y evitar 

“la caída en dominó” de los países asiáticos, cuando Cuba comunista, en el traspatio de 

los Estados Unidos, invadía los países latinoamericanos, arriesgando una “caída 

continental en dominó”? 



¿Por qué permitirle a Castro vaciar las cárceles del peor elemento criminal cubano y 
enviarlo a Miami a través del puente marítimo del Mariel?

¿Por qué se les permitió a esbirros fidelistas torturar a soldados americanos en Hanoi? 





¿Por qué invadir la República Dominicana y no Cuba? 





¿Por qué permitirle a Cuba refugiar terroristas de los Panteras Negras americanos, la 
ETA vasca, el Ejército Republicano Irlandés, los Montoneros de Argentina, los 
Tupamaros de Uruguay y los Senderistas de Perú? ¿Por qué permitirle asilar a mafiosos c
omo Robert Vesco? 


¿Por qué permitir que el ejército castrista invadiera Angola y en vez de denunciarlo, 
calificarlo como “tropa estabilizadora” en palabras textuales de Andrew Jones, 


embajador ante las Naciones Unidas del gobierno de Jimmy Carter?


¿Por qué expulsar a los comunistas cubanos de Granada y no de Cuba? 

¿Por qué armar ampliamente a los contras de Nicaragua y no a los cubanos 
combatientes de Miami? 

¿Por qué bombardear a Khadaffi y no a Fidel Castro? 

¿Por qué en su momento fue Panamá, y no Cuba? 

¿Por qué Afganistán y no Cuba? 

¿Por qué el silencio castrista ante el vertedero talibán en Guantánamo? 

¿Por qué Saddam Hussein y no Castro?

¿Por qué Aristide y no el tirano cubano? 

¿Por qué diez presidentes americanos –dentro del ancho espectro político 
washingtoniano– han permitido que Fidel Castro, un asesino, esclavice por más de 
cuarenta y cinco años a un país vecino y tradicionalmente “amigo” de los Estados 
Unidos? 

¿Por qué –según afirma el propio déspota cubano– 
el gobierno americano ha intentado asesinarlo 
cientos de veces; inconcebiblemente, sin éxito 
alguno, cuando fueron siempre certeros y de buena 
puntería a la hora de matar otros líderes de las 
naciones libres del mundo, como por ejemplo 
Zulfikar Ali Bhutto, por citar un ejemplo entre 
centenas de centenas?

¿Por qué en Latinoamérica han caído decenas de 
gobernantes nacionalistas anti americanistas, anti 
imperialistas, con contribución o ejecución directa 
operacionales de la CIA, excepto Fidel Castro? 

Y el dinero de la revolución cubana fue proporcionado gratuitamente (misteriosa y 
sorprendentemente sin ocasionar deudas externar ulteriores para Cuba), por Estados 
Unidos. Asimismo la participación activa de Norteamérica en la revolución cubana a la 
que hemos hecho referencia, nunca fue negada ni siquiera por los propios comunistas 
centroamericanos y “barbudos”… 

Extraído del extraordinario libro ''Ni Yanquis ni Marxistas, Peronistas'' (descargarlo aquí).


Andrew Bertie, Gran Maestre de la Orden de Malta y aristocrata (oligarca) inglés-judío, con Fidel Castro.





















Se nos ha enseñado que el capitalismo y el comunismo son dos polos totalmente opuestos, pero ¿hasta que punto se nos cuenta la verdad?
Usted debe saber que durante los años 60 y 70 el magnate multi-millonario judío David Rockefeller pagaba un millón de dólares diarios al dictador Fidel Castro Ruz, judío por su rama materna— para que sus tropas mercenariascomunistas cuidaran los Pozos Petroleros de la Standard Oil en Angola.
Más recientemente, Rockefeller declaró tras una visita a Cuba que el de Fidel "Es un gobierno totalitario que no me genera muchas simpatías, pero creo que fue exitoso en muchos sentidos y uno debe reconocer que hicieron una cantidad de cosas positivas".



5 comentarios:

  1. Deja de desinformar, se ha comprobado que el camarada Fidel Castro no es de origen judío, otro bulo neonazi que ya ha sido refutado por verdaderos historiadores. Y todo lo que publicas es falso, bulos inventados por ustedes mismos, neonazis y fachos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Deja de desinformar"
      "refutado por verdaderos historiadores"
      ¡Pfff!¿Cuántos Panfletos Sociales te has comido?
      Dominga González Ramos era hija de una judía de las Islas Canarias: Isabela Rosario Ramos-Ramos. Dominga González dió a luz a Lina Ruz González madre de Fidel y Raúl Castro.
      ¡Tragalotodo!

      Eliminar
  2. Deja de desinformar, se ha comprobado que el camarada Fidel Castro no es de origen judío, otro bulo neonazi que ya ha sido refutado por verdaderos historiadores. Y todo lo que publicas es falso, bulos inventados por ustedes mismos, neonazis y fachos

    ResponderEliminar
  3. Antifacista, dejate de pendejadas, no se puede tapar el sol con un dedo

    ResponderEliminar