jueves, 10 de septiembre de 2015

El Judaísmo y el Marxismo, una relación oculta..



El Marxismo, es el conjunto de doctrinas políticas y filosóficas derivadas de la obra de Karl Marx, filósofo, economista y periodista de origen judío del siglo XIX y de su amigo Friedrich Engels. Marx y Engels se basaron en la filosofía de Georg Wilhelm Friedrich Hegel y de Ludwig Feuerbach, la economía política del inglés Adam Smith, la economía del judío David Ricardo y el socialismo utópico francés del siglo XIX, para desarrollar una crítica pseudocientífica al capitalismo de la época de larevolución industrial.

También se acostumbra hablar de teoría marxista cuando se hace referencia a la aplicación de planteamientos marxistas a diversas cuestiones no estrictamente económicas o políticas, como la religión, el arte, la relación entre sexos o razas, etc., sin necesidad de asumir la totalidad de los postulados marxistas, lo que se conoce como marxismo cultural.


Como régimen político, el marxismo ha sido el más genocida de toda la historia de la humanidad, asesinando alrededor de 110 millones de personas en el mundo entero:

En la Unión Soviética el régimen comunista provocó una serie de genocidios que sobrepasan varias veces las matanzas provocadas por Hitler y que sin embargo la prensa y los medios de comunicación se muestran “indiferentes” y no les dan un mínimo de cobertura.

Solo en la República Soviética de Ucrania el comunismo-judío exterminó a casi 30 millones de personas en los siguientes genocidios:

• En una hambruna provocada por los comunistas entre 1921 y 1922 murieron 7 millones de personas, mientras el gobierno soviético vendía millones de toneladas de grano al extranjero.

• En 1929 provocaron el exterminio de entre 10 y 15 millones de kulaks (campesinos).

• Entre 1932 y 1934 provocaron otra hambruna que dejó un saldo de entre 6 y 7 millones de muertos.

En las otras Repúblicas Soviéticas, se repitieron las matanzas...

Actualmente cada año se descubren nuevas fosas comunes con miles de cadáveres en la ex-Unión Soviética, y en los ex–países comunistas de Europa del Este, las grandes agencias de noticias ignoran completamente estos descubrimientos.

En Camboya el régimen comunista de Pol Pot asesinó a más de 2 millones de personas (30% de la población), entre los cuáles asesinó al 48% de católicos de este país.

En China los comunistas han asesinado 60 millones de personas, (algunos calculan 100 millones)



Aunque el marxismo surgió como una crítica del capitalismo, y suele presentarse a sí mismo como su antítesis, en realidad comparten bases doctrinales materialistas y ambos buscan la desaparición del Estado, aunque por distintos medios.

En la práctica, el marxismo es la antítesis del liberalismo económico, su extremo opuesto, pero no es la antítesis del capitalismo, ya que el marxismo sigue dependiendo del capital para generar cierta riqueza. Los marxistas aceptan de facto las premisas del capitalismo, según la cual la economía sólo florece si es regada con capital, y que el trabajo es una mera consecuencia de ese capital.

Además, se sabe que Marx y posteriormente la Revolución bolchevique, fueron financiados, al igual que otros revolucionarios, por banqueros judeo-norteamericanos de Wall Street y de la banca Británica, esto con el fin de apoyar a una 'oposición controlada'.



Banqueros como Jacob Schiff, los hermanos Warburg o Armand Hammer se encargaron de financiar a los bolcheviques tal como se puede ver en nuestro post sobre Revolución Bolchevique.


Según el marxismo, una minoría ilustrada en la sociedad capitalista es la única que tiene acceso al conocimiento y dicho conocimiento es el único que puede dominar si se trata de las clases que detentan el poder económico o ser utilizado como combustibles sociales para conducir a la sociedad marxista.

Los sectores burgueses son los que dentro de esta teoría conducen a la dictadura del proletariado y son a su vez los mismos que llevaron las teorías comunistas a los proletarios.



“El movimiento socialista es obra de los judíos. Los judíos fueron los que imprimieron en él la marca de sus cerebros. El socialismo es el cumplimiento del mosaísmo, la realización del Estado Mundial anunciado por nuestros profetas” - Alfredo Nossig, Integrales Judentum

Cuando Kissel Mordekay... digo Karl Marx, cumplió 6 años, su padre se convirtió fingidamente al protestantismo haciendo bautizar al niño Karl, pero la familia Marx seguía practicando en secreto el judaísmo talmúdico. Su maestro el rabino Baruch Levy le ayudo a idear la forma de expropiar rápidamente los bienes de los pueblos para ponerlos en manos de los judíos.

Dicho discípulo escribió a su rabino una carta, cuya publicación causó gran escándalo en Europa a fines del siglo XIX, ya que dicha carta contiene un resumen de la doctrina revolucionaria de neomesianismo judío:

''En esta nueva organización de la Humanidad, los hijos de Israel, esparcidos por todos los rincones de la Tierra... se convertirán, en todas partes, sin oposición alguna, en la clase dirigente, sobre todo si consiguen colocar a las masas obreras bajo su control exclusivo. Los Gobiernos de las naciones integrantes de la futura República universal caerán, sin esfuerzo, en las manos de los israelitas, gracias a la victoria del proletariado. La propiedad privada podrá, entonces, ser suprimida por los gobernantes de raza judía que administrarán, en todas partes, los fondos públicos.

Así se realizará la promesa del Talmud según la cual, cuando llegue el tiempo del Mesías, los judíos poseerán los bienes de todos los pueblos de la Tierra.

[...] El pueblo judío, considerado colectivamente, será su propio Mesías. Su reino sobre el Universo se obtendrá por la unificación de las otras razas humanas, la supresión de las fronteras y de las monarquías, que son el baluarte del particularismo, y el establecimiento de una República universal que reconozca los derechos de los ciudadanos judíos.''

Esta carta fue reproducida por la "Revue de Paris" el 1 de junio de 1928, pág. 574, así como en la obra "Israel, son passé, son avenir" del historiador sueco H. de Vries de Heekelingen, edición francesa de 1937, pág. 104, y en varias publicaciones del profesor sueco Einar Aberg. Al parecer la carta se la escribió el joven Karl Marx en 1848 a su rabino Baruch Levi, a poco de concluir su famosa obra, el Manifiesto Comunista. 

Todos los jerarcas, teorícos, dirigentes de grupos terroristas comunistas eran judíos:

El fundador del sistema fue, como es sabido, Karl Marx, hijo de un abogado judío. A su doctrina comunista le dio el nombre de socialismo científico, nombre injustificado ya que los hechos han demostrado que ninguna base científica tiene muchos de sus postulados básicos. Antes de su famosa obra “El Capital” - concepción fundamental del comunismo teórico y cuyas ideas se dedicó a propagar por el mundo con inagotable actividad hasta su muerte en 1887 - había escrito y publicado en Londres el “Manifiesto Comunista” en compañía del judío Engels el año de 1848. Anteriormente, entre 1843 y 1847, había formulado en Inglaterra - cuyos gobiernos en forma extraña lo protegieron - la primera concepción moderna del nacionalismo hebreo a través de sus artículos, como el publicado en 1844 en la revista “Deustch Französische Jahrbücher” titulado “Zur Judenfrage” (Sobre la cuestión judía) y que tiene una tendencia ultranacionalista judía. 




Ya el masón y anarquista Bakunin lo había dicho en su libro Polemique contre les Juifs ("Polémica Contra los Judíos"):

''Marx es un judío y está rodeado por una pandilla de pequeños, medianamente inteligentes, astutos, ágiles y especuladores judíos, así como los judíos lo son en todas partes agentes bancarios y comerciales, escritores, políticos, corresponsales de periódicos de todas las tendencias políticas; en pocas palabras, corredores literarios así como corredores de la Bolsa, con un pie en la Banca y el otro en el movimiento socialista, y con sus traseros sobre la prensa alemana. Se han apoderado de todos los periódicos y ya se pueden imaginar la nauseabunda literatura que producen.

Ahora, todo este mundo judío, que constituye una secta explotadora, un pueblo de sanguijuelas, un parásito voraz, sinvergüenzas, cercanos e íntimamente conectados el uno con el otro, sin importar no sólo las fronteras sino tampoco las diferencias políticas. Este mundo Judío está hoy a disposición de Marx o de los Rothschild. Estoy seguro que, por un lado, los Rothschild aprecian los méritos de Marx y por el otro lado, Marx siente una inclinación instintiva y un amor por los Rothschild. Esto puede parecer extraño. ¿Qué podrían tener en común el comunismo y la Alta Finanza? ¡Oh, oh! El comunismo de Marx busca un fuerte estado centralizado, y donde ello exista debe, inevitablemente, existir un Banco Central estatal, y donde esto exista allí la parasitaria Nación Judía –que especula con el trabajo del pueblo- encontrará el medio para su propia existencia.


En realidad, esto significa para el proletariado un régimen de cuartel, bajo el cual los trabajadores y trabajadoras –convertidos en una masa uniforme- se levantarán, irían a dormir, trabajarían y vivirían al compás de un tambor; el privilegio de conducir quedaría en las manos de los técnicos y educados por la masonería, con un amplio campo para negociados provechosos realizados por los judíos, que serían atraídos por la enorme extensión de las especulaciones internacionales de los bancos nacionales.''


Friedrich Engels, creador junto con Marx de la Primera Internacional y colaborador íntimo de Marx. Judío, nació en Barmen, Alemania, siendo su padre un comerciante judío de algodón de la localidad. Murió en 1894. 


Moses Hess, filósofo alemán de origen judío precursor de lo que después se conocería como sionismo y sionismo socialista, fue amigo personal, instructor y colaborador de Karl Marx y Friedrich Engels, partidario de la asimilación de los judíos, y a él se le debe la frase ''la religión es el opio del pueblo''.




Karl Kautski, cuyo verdadero apellido fue Kaus; autor del libro. “Los orígenes del cristianismo” en donde principalmente combate los fundamentos del cristianismo. Fue el más importante intérprete de Marx. Publicó en 1887 “Las enseñanzas económicas de Karl Marx para el entendimiento de todos”; “La matanza de Chisinaw” y “La custión judía” en 1903; “La lucha de clases”, que fue para Mao Tse Tung, en China, el libro fundamental para la instrucción comunista; y la obra intitulada “La vanguardia del socialismo”, en el año 1921. Fue también el autor del “Programa socialista” de Ehrfurt, Alemania. Este judío nació en Praga en 1854 y murió en 1938 en La Haya, Holanda. 


Ferdinand Lassalle, judío nacido en Breslau en 1825; después de haberse mezclado en la revolución democrática de 1848, publica en el año de 1863 su obra titulada “Contestaciones abiertas”, en la que traza un plan revolucionario para los obreros alemanes. Desde entonces trabajó incansablemente en una intensa campaña “socialista” tendiente a la rebelión de los obreros, para lo cual publica otra obra con el título de “Kapital und Arbeit”. Su socialismo, aunque en algunos aspectos difería del de Marx, coincidía con éste en sus resultados finales, o sea, suprimir la propiedad privada para ponerla en manos del Estado, controlado por el judaísmo, naturalmente.


Eduard Bernstein, judío nacido en Berlín en 1850. Sus principales obras son: “Suposiciones sobre el socialismo”, “Adelante socialismo”, “Documentos del socialismo”, “Historia y teoría del socialismo”, “Socialdemocracia de hoy en teoría y práctica”, “Los deberes de la socialdemocracia” y “Revolución Alemana”, todas ellas estructurando la doctrina comunista y fundamentadas en las concepciones de Marx. En 1918 fue nombrado Ministro de Hacienda del Estado alemán socialista, que felizmente no llegó a sostenerse sino unos meses. 


Alexander Parvus; revolucionario nacido en 1867 en Bielorrusia, de origen judío ruso, se afincò en Alemania donde alcanzó la distinción como economista y escritor marxista.




Jacob Lastrow, Max Hirsch, Edgar Löening, Wirschauer, Babel, Schatz, David Ricardo y otros muchos escritores del comunismo teórico, fueron judíos. En todos los países se encuentran casi exclusivamente escritores judíos predicando el comunismo a las masas, aunque tratando en muchas ocasiones de proceder con cautela en sus escritos, dándoles siempre un sentido de humanidad y hermandad que ya hemos visto en la práctica lo que significan. 

Pero aparte de los judíos considerados como principalmente teóricos, encontramos que casi todos los dirigentes materiales que desarrollan las tácticas comunistas son también de esta misma raza y llevan a cabo su cometido con la máxima eficiencia. Por lo pronto, en los países en donde abortó la conjuración judía comunista ya a punto de estallar o en donde el marxismo se apoderó del gobierno inicialmente, aunque después haya sido expulsado, los datos verídicos con que se cuenta hoy en día demuestran la plena y total responsabilidad judía.

Alemania en 1918 es teatro de una revolución comunista dirigida por los judíos. La República de los Consejos de Munich era judía, como, lo prueban sus jefes Liebknecht, Rosa Luxemburgo, Kurt Eisner y otros muchos. A la caída del imperio, los judíos se apoderaron del país y el gobierno alemán queda dominado por los judíos: Haase (Ministro de Estado) y Landsberg, apareciendo con ellos Kautski, Kohn y Herzfeld. El Ministro de Hacienda, también judío, tiene como ayudante al judío Bernstein y el del Interior, Preuss, también judío, busca la colaboración de su hermano de raza el doctor Freund quien lo auxilia en sus labores. Kurt Eisner, presidente de la República Bávara de los Consejos, fue el jefe de la revolución bolchevique de Munich. 


Karl Paul August Friedrich Liebknecht fue un político socialista alemán de origen judío, cofundador con Rosa Luxemburgo, teoríca marxista nacida en el seno de una familia judía, del Partido Comunista Alemán bajo finanzas de los Rothschild.

Kurt Eisner; Político y Periodista Bávaro, hijo de Emanuel Eisner y Hedwig Levenstein, judíos.


Eugene Levine: judío radical talmudista adoctrinado en el marxismo y el bolchevismo, él y sus allegados (judíos comunistas la aplastante mayoría como Rosa Luxemburgo), quisieron imponer una República Soviética en Baviera.


El primer gabinete de Alemania en 1918 estaba compuesto por los judíos: 

- Preuss, Ministro de Gobernación. 
- Freund, Ministro de Gobernación. 
- Landsberg, Hacienda. 
- Karl Kautski, Hacienda. 
- Schiffer, Hacienda. 
- Eduard Bernstein, secretario del Tesoro del Estado 
- Fritz Max Cohen, Jefe del servicio oficial de informaciones. (Este judío era antes corresponsal del diario judío “Frankfurter Zeitung”). 

El segundo gobierno "socialista" alemán de 1918 estaba integrado por los judíos: 

- Hirsch, Ministro de Gobernación. 
- Rosenfeld, Ministro de Gracia y Justicia. 
- Futran, Enseñanza. 
- Arndt, Enseñanza. 
- Simón, Secretario de Hacienda. 
- Kastenberg, Director del negociado de las Colonias. 
- Stathgen, Ministro de Fomento. 
- Meyer-Gerhardt, Director del Negociado de las Colonias. 
- Wurm, Secretario de Alimentación. 
- Merz, Weil, Katzenstein, Löwenberg, Fränkel, Schlesinger, Israelowitz, Selingsohn, Laubenheim, etc., ocupaban altos cargos en los ministerios. 



El pueblo de Estados Unidos fue engañado por su presidente francmasón Wilson y jamás pensó que su intervención en la Primera Guerra Mundial iba a tener por resultado entregar a Alemania al dominio de los judíos. 


Más del 90% de los miembros del gobierno y de los hombres de confianza de Bela Kun fueron también judíos. He aquí la lista de los miembros del gobierno de Bela Kun: 

- Bela Kun, secretario general del Gobierno, judío. 

- Sandor Gabai, presidente oficial del Gobierno, usado por los judíos como pantalla; húngaro. 

- Peter Agoston, lugarteniente del secretario general; judío.

- Dr. E. Landler, comisario del pueblo para Asuntos Interiores; judío. 

- Bela Vago, lugarteniente de Landler; judío apellidado Weiss. 

- E. Hamburger, comisario para la Agricultura; judío. 

- Vantus, lugarteniente de Hamburger; judío. 

- Czismadia, lugarteniente de Hamburger; judío. 

- Nyisztor, lugarteniente de Hamburger; húngaro. 

- Varga, comisario para los Asuntos Financieros; judío llamado Weichselbaum. 

- Szkely, lugarteniente de Varga; judío llamado Schlesinger. 

- Kunfi, comisario para la Educación; judío llamado Kunstater. 

- Lukacs, lugarteniente de Kunfi; judío llamado en realidad Löwinger, hijo del director general de una casa bancaria de Budapest. 

- D. Bokanyi, comisario para el Trabajo; húngaro. 

- Fiedler, lugarteniente de Bokanyi; judío. 

- Jozsef Pogany, comisario para la Guerra; judío llamado en realidad Schwartz. 

- Szanto, lugarteniente de Pogany; judío llamado Schreiber. 

- Tibor Szamuelly, lugarteniente de Pogany; judío llamado Samuel. 

- Matyas Rakosi, comisario para el Comercio; sexto hijo de un carnicero judío, su verdadero nombre es Matthew Roth Rosenkranz. 

- Ronai, comisario para la `Justicia´. 

- Ladai, lugarteniente de Ronai; judío. 

- Erdelyi, comisario para el Abastecimiento; judío llamado Eisenstein. 

- Vilmos Boehm, comisario para la Socialización; judío. 

- Hevesi, lugarteniente de Boehm; judío llamado Honig. 

- Dovsak, segundo lugarteniente de Boehm; judío. 

- Oszkar Jaszai, comisario para las Nacionalidades; judío de nombre Jakubovits. 

- Otto Korvin, comisario para la Investigación Política; judío llamado Klein. 

- Kerekes, fiscal del Estado; judío llamado Krauss. 

- Biro, jefe de la Policía Política; judío llamado Blau. 

- Seider, ayudante de Biro; judío. 

- Oszkar Faber, comisario para la Liquidación de los Bienes de la Iglesia; judío. 

- J. Czerni, comandante de la banda terrorista conocida con el nombre de “Los jóvenes de Lenin”; húngaro. 

- Illés, comisario superior de Policía; judío. 

- Szabados, comisario superior de Policía; judío llamado Singer. 

- Kalmar, comisario superior de Policía; judío alemán. 

- Szabó, comisario superior de Policía; judío ruteno llamado en realidad Schwarz. 

- Vince, comisario popular de la ciudad de Budapest; judío llamado en realidad Weinstein. 

- M. Krauss, comisario popular de Budapest; judío. 

- A. Dienes, comisario popular de Budapest; judío. 

- Lengyel, presidente del Banco Austro-Húngaro; judío llamado Levkovits. 

- Laszlo, presidente del Tribunal Revolucionario Comunista; judío llamado en realidad Löwy.



En Rumania tenemos a Ana Pauker, líder oficial del Partido Comunista Rumano después de la Segunda Guerra Mundial, nacida de una familia judía pobre de Codăești.


En Polonia nos encontramos a Karl Radek, agitador comunista de origen judío.


El judío Jakub Berman fue también otro destacado comunista en la Polonia de preguerra.


Hilary Minc; activista polaco comunista y economista marxista, fue desde 1921 miembro del Partido Comunista Polaco. Nació en una familia judía.


Y en la URSS,donde se mataron miles de personas,sus dirigentes más destacados eran: 

Vladimir Lenin - Su padre era un tártaro-mongol de apellido Ulianov y su madre era una judía de Lituania apellidada Blank.

Leon Trotzky - Su verdadero nombre judío era Leon Davidovich Bronstein. 

Zinoviev - Su verdadero apellido judío era Zaderbaum. 

Kamenev - Su verdadero apellido judío era Apfelbaum. 

Iosif Stalin - Su verdadero nombre judío era David Koschba y estuvo casado con tres mujeres de raza judía llamadas Katty Schwanitz, Nadya Allelujah (a la cual asesinó por haberle sido infiel con otro judío bolchevique de apellido Gleizer) y Rosa Kaganovich. 

Nikita Kruschev - Su verdadero nombre judío era Salomón Pearlmute. 

Yuri Andropov - Su verdadero nombre judío era Aarón Liberman. Fué jefe de la siniestra KGB Soviética y fué quien dirigió la masacre de los patriotas anticomunistas húngaros alzados en armas contra la tiranía roja en Octubre de 1.956. 

Mihail Gorbachev - Su verdadero nombre judío es Moshes Khan. Es yerno de Liberman - Andropov y colaboró con su sanguinario suegro en el genocidio de Hungría. Farsante, como todos los judíos, llevó a cabo, por órdenes del Kahal Secreto de Sión, la engañosa "Perestroika" para desarmar ideologicamente al Occidente Blanco y "reciclar" al Comunismo Internacional bajo el astuto disfraz del Socialismo Fabiano dentro de la órbita del "Nuevo Orden Mundial". 




La esposa de Lenin, llamada Krupskaya. 
Defendía el "derecho" a la violación. 



La mujer de Lenin −también judía− conocida como Krupskaya, pero cuyo verdadero nombre era Nadiezda Konstantinovna, acentuó su lucha tras la muerte de su esposo mediante el adoctrinamiento.

En su Outchit Gazeta escribió (10/Oct./1929): "Aunque la socialización de las mujeres no está formalmente ratificada en la lucha soviética, debe convertirse en una realidad y penetrar en la conciencia de las masas.

Consecuentemente, cualquiera que intente defender a una mujer que es (indecentemente) asaltada, muestra una naturaleza burguesa y se declara a sí mismo a favor de la propiedad privada.

El oponerse a la violación es resistirse a la revolución comunista de octubre."

También se encontraban; Grigori Zinoviev, Lev Borísovich Kamenev, Yákov Mijáilovich Yurovski, Yákov Sverdlov, Solomón Lozovski, Bukharin, etc.

Entre la KGB y la Polícia Secreta, responsables de las masacres de MILLONES de eslavos étnicos, se encontraban los judíos Felix Dzerzhinsky, Salomon Morel, Lázar Kaganóvich, Karl Pauker, Guénrij Grigórievich Yagoda, Vasili Semionóvich Grossman, etc.

Los Mencheviques eran la otra cara de la moneda, y su líder era el judío Yuli Mártov.


En la Guerra Civil Española, el Judaísmo por intermedio del marxismo internacional, envía las "Brigadas Internacionales" a luchar a favor del comunismo hebreo español representado por los republicanos.

Marcel Rosenberg, diplómatico soviético de origen judío, fue nombrado embajador de la URSS ante el gobierno republicano de España (1936). Apoyó la política de Largo Caballero (masón), al parecer en especial en la compra de armas de la URSS y en la reorganización militar. 


Ernst Moritsovich Gerö, político comunista húngaro de origen judío, actuó como consejero del Partido Socialista Unificado de Cataluña, y responsable e la NKVD en Cataluña durante la guerra civil española.


Mihály Farkas cuyo nombre verdadero es Hermann Lowy, político comunista judeo-húngaro, luchó en la Guerra Civil española, más tarde se trasladó a la Unión Soviética.





El judío alemán Hans Beimler, organizó durante los primeros días de la guerra la Centuria Thaelmann, en recuerdo del líder comunista alemán, que en esos momentos sufría pena de prisión. La Centuria, que se distinguió en el frente de Aragón, quedó encuadrada en las Brigadas Internacionales. Beimler murió en las primeras batallas por la toma de Madrid.

Emilio Kléber fue el comandante en jefe de la XI Brigada Internacional que luchó en Brunete y Belchite. Dirigiendo las Brigadas Internacionales jugó un papel importante en la defensa de Madrid, en las batallas dadas en sus proximidades. Poco tiempo después de la retirada de las Brigadas en España, fue condenado a trabajos forzados hasta su muerte, a consecuencia de una de las "purgas" ordenadas por Stalin.

Según el escritor judío León Azerrat Cohen, vinieron a luchar por el comunismo en España unos 35.000 judíos de todos los países, de los que murieron unos 7.000.



En Guatemala el Judío Jacobo Arbenz trató te implantar un régimen comunista.


La Revolución Sandinista Nicaraguense fue liderada por Judíos entre ellos Moises Hassan y Drake Dayan.



El Partido Comunista de Cuba se fundó en el Centro Popular Hebreo de La Habana, sito en la calle Zulueta, el 16 de Agosto de 1.925. Fueron sus fundadores los judíos Salomón Mayer (posteriormente muerto en Argentina) y Abraham Zincowich, más conocido por el alias de Fabio Grobart, Comisario de la Komintern para el área del Caribe. En Cuba, como en todos en los países del Mundo, el Comunismo nació en las Sinagogas y las Logias de Sión.

Fidel Castro, el tirano dictador asesino, ladrón y narcotraficante es judío por las dos ramas de su familia. Su abuelo materno, era un judío de Turquía que vivía robándoles las limosnas a los ciegos de Estambúl. Su padre era un judío nacido en una aldea de la provincia gallega de Lugo, España, que tuvo que huir a Cuba porque la Justicia Española le perseguía por robar ganado, es decir, por cuatrero. Como dice el viejo y sabio refrán castellano: "de casta le viene al galgo". 


Ya en 1.956, la Mafia Judía-Plutocrática de Wall Street decretó el derrocamiento del Gobierno de la República de Cuba presidido por el General Batista. Por eso ordenó a sus títeres y lacayos del State Department — ese antro infecto de socialistoides — que embargaran las armas compradas por el Ejército Cubano para combatir al terrorismo comunista del maldito Movimiento 26 de Julio.

Por último tenemos al más reciente judeo-comunista; Bernie Sanders, pre-candidato demócrata a presidente de los Estados Unidos que es un supuesto disidente de Wall Street.


Como ven, los Banqueros de Wall Street siempre estuvieron detrás del financiamiento del Bolchevismo.



Obviamente esto es solo un resumen del Marxismo, me faltó Mao (del que hablamos en otro post), el Socialismo del Siglo XXI (que es básicamente la exportación del bananerismo cubano al resto de Iberoamérica) y un larguísimo etcétera. 

Millones de víctimas, ríos y ríos de sangre, continentes enteros destruidos mediante el estatismo y el control industrial. Y por encima de todo su mayor logro: el aniquilamiento cultural y espiritual de los pueblos. Todo siguiendo las fórmulas de Marx, negarse a aceptar la realidad sustituyéndola por la autocomplacencia en una fantasía utópica es una actitud infantil y deplorable.

FUENTES


1 comentario:

  1. Gran investigación, faltan los protocolos, publicados en 1902, la revolucion en el 17 ...
    Como las monarquías impedían a los judíos controlar el estado desde el siglo XVII, de manera creciente, el reto era tumbar las monarquías ... y usar la masonería para mezclarse con los funcionarios del estado y poder comprar voluntades con dinero ...

    ResponderEliminar